El otro cártel en Puebla

Por Alejandro Mondragón

 

En la más absoluta oscuridad del trágico cambio de gobierno en Puebla, oooootra vez los hermanos Posada Cueto se salen con la suya.

 

En pleno diciembre, de manera ilegal, con la complicidad de funcionarios locales, inscribieron el régimen de condominio su nuevo Parque Ámsterdam, en Lomas de Angelópolis.

 

Ya se documentó periodísticamente el origen de esta nueva tropelía:

 

Los hermanos Montiel Romero venden un terreno a Mauricio Romano Torres, apoyados por Víctor Antonio Carrancá Bourget, la Notaría 29 de Puebla y la 2 de Tecamachalco.

 

Una parte de ese predio ya era propiedad de Alicia Romero, tía de los hermanos, a quien nadie le avisó de la venta total a Romano Torres.

 

Alicia Romero, timada por sus propios familiares, presenta una denuncia por fraude radicada en la AP 2377/2015 centro, misma que los coludidos intentan archivar en complicidad con el Ministerio Público en turno, el entonces procurador Carrancá Bourget, y los Posada Cueto.

 

Tres años después, en 2018, los Montiel Romero en complicidad con la familia Posada Cueto, entran en contacto directo con el director general del Instituto Registral y Catastral del Estado de Puebla (IRCEP), Rafael Higueras Lozano, y juntos hacen jugosos, pero ilegales acuerdos.

 

 

Uno de esos negocios al margen de la ley es, por ejemplo, adquirir más de 60 por ciento del régimen de propiedad en condominio que se encuentra en proceso de inscripción en el Registro Público de Cholula.

 

¿De qué forma?

 

A través de la escritura pública 77399 volumen 972 de la Notaría 10 a cargo de María Bustos Soto, quien está detrás de la expedición de la escritura de aclaración de superficie, lotificación y constitución de un desarrollo inmobiliario atestado, por irregularidades, de carpetas de investigación.

 

No obstante, resulta que la escritura pública 77399 no se puede inscribir legalmente en el Registro Público, porque el documento que da origen a la compraventa, es impugnada como ilegal.

 

Hay ocho recursos registrales y dos amparos que deben resolverse antes de que la inscripción proceda.

 

Existe la posibilidad de que los integrantes del Cártel Inmobiliario, puedan inscribir la escritura y que ésta sea la base para que los Posada Cueto vendan 300 casas que ahí se están construyendo.

 

No les importa que después se anule la escritura original y con ello defraudar a 300 compradores. Sí, ¡300!

 

Rafael Higueras Lozano es una de las cabezas del grupo Inmobiliario, quien desde el IRCEP opera incrustado en la Secretaría de Finanzas y Administración del Gobierno del Estado.

 

Este funcionario se lleva un jugoso moche por la inscripción ilegal de las escrituras que, dicho sea de paso, no firma él sino los registradores que no están coludidos. Higueras queda libre de culpa.

 

¿Qué va a pasar con los compradores de predios en el Parque Ámsterdam, cuando el Consejo de la Judicatura Federal conceda el amparo?

 

Exacto, adivinó: su dinero quedó en los bolsillos de Los Posada.

 

About The Author

Related posts