Tenso ambiente marca entrega de constancia a Martha Erika

Por Shanik David

En medio de un fuerte operativo policíaco y en una sesión con acceso restringido, Martha Erika Alonso Hidalgo acudió al Instituto Electoral del Estado (IEE) a recibir la constancia de mayoría de la elección a gobernador del pasado 1 de julio.

La visita de la panista generó tensión al interior del propio organismo electoral, pues en la sesión especial en la que se aprobó el resultado de la elección, los representantes de los partidos que conforman la coalición Juntos Haremos Historia criticaron las condiciones en las que se dieron los comicios.

Pablo Cortés Córdova, representante de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), cuestionó por qué se desplegó un operativo policíaco tan estricto, pues se estimaba que había más de 300 policías de diferentes corporaciones custodiando el edificio del IEE y las calles aledañas, y dijo que esto demostraba “la algarabía” de los ciudadanos ante el resultado de la elección.

“No es posible que hayan manchado el proceso nacional que ha transcurrido en calma en todo el país, se respetaron las decisiones de los ciudadanos en las urnas y es lamentable que en este estado no se haya hecho eso, no se respetó la decisión, modificaron los resultados en el PREP”, puntualizó Cortés Córdova.

Ante esto, insistió que el tema se llevará a los tribunales para que sean los magistrados federales quienes determinen la validez de la elección, y acusó de “serviles” a los consejeros electorales.

Además, Raúl Barranco Tenorio, representante de Encuentro Social, acusó la complicidad de las autoridades estatales con las electorales para que se diera el fraude en los resultados de la elección de gobernador.

“El estado poblano tiene que estar a la altura, lo que nos intentan imponer va en contra de las demandas ciudadanas, exigimos a la autoridad a manejarse con ética para no prestarse al fraude”, insistió el líder estatal del partido.

Agregó que actos como los registrados en los últimos días en el estado no abonan a la reconciliación de las autoridades con los ciudadanos, por lo que insistió en el llamado a que se deje de manchar el resultado de la elección.

En respuesta a estas críticas, el representante de Acción Nacional (PAN) Francisco Garate Chapa, llamó mentirosos a los representantes de Morena, y que sus posicionamientos son sólo “patadas de ahogado” pues no tienen pruebas para demostrar las acusaciones que han hecho en cuanto a la manipulación de la elección.

“Sólo les queda recurrir a actos vandálicos y a la violencia”, lo cual “demuestra su talante antidemocrático y que no conocen los principios de paz y de concordia”, subrayó el panista.

Mientras al interior se llevaba a cabo la discusión entre los representantes partidistas, llegaron a las inmediaciones del IEE simpatizantes de Acción Nacional, quienes lograron acercarse al lugar a pesar del fuerte cerco de seguridad que se había implementado, en el cual los policías exigían incluso a los vecinos del lugar que acreditaran que vivían en la zona para poder acceder.

Fue hasta pasadas las 12:30 del día que la candidata llegó al edificio del instituto electoral acompañada por personajes como Dante Delgado Rannauro, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, y Jesús Zambrano Grijalva, coordinador de los diputados del Partido de la Revolución Democrática en San Lázaro, así como diferentes cuadros y liderazgos panistas.

Tras recibir el documento que la acredita como gobernadora electa de Puebla, Alonso Hidalgo se comprometió a trabajar de la mano con Andrés Manuel López Obrador, aunque criticó las posturas tomadas por los representantes de Morena en la entidad.

“Hago un llamado a las fuerzas políticas, incluso a la intolerancia de Morena para que respetemos la voluntad que los ciudadanos y ciudadanas han expresado en las urnas, agotemos las diferencias en los caminos institucionales porque estoy convencida que la violencia jamás es el camino”, expresó la panista.

Sin embargo, mientras ella lanzaba este mensaje los representantes de los partidos de la alianza Juntos Haremos Historia levantaron pancartas al interior del salón de sesiones gritando “¡fraude!” a la candidata.

De acuerdo con el cómputo final de los resultados de la elección de gobernador, Alonso Hidalgo tuvo un millón 153 mil 79 votos, que representan el 38.11 por ciento de la votación total de la jornada electoral del pasado domingo.

En cambio, Luis Miguel Barbosa Huerta de Juntos Haremos Historia obtuvo un millón 31 mil 43 votos, equivalente al 34.1 por ciento.

Esto significa que la diferencia entre los dos candidatos punteros fue de 122 mil 33 votos, es decir el 4 por ciento de la votación total, lo cual abre la puerta a que el resultado pueda impugnarse ante tribunales electorales.

About The Author

Related posts