14-11-2019 10:26:00 AM

Perredistas se bajan del Frente en Puebla; acusan “traiciones” 

Por Alejandro Mondragón

 

A Blanca Alcalá la exhibieron como corrupta, incapaz, mediocre, mentirosa y le aventaron el aparato mediático, en lo que fue el más artero ataque de violencia política de género electoral en 2016.

 

Resulta inexplicable que sus verdugos, los operadores del morenovallismo, ahora se hayan convertido en promotores de la candidatura de su hija, Karina Romero Alcalá y que la abanderada priista lo permita.

 

Le han dado acceso a medios, recursos, estructura y goza de todos los privilegios, como si fuera la carta fuerte del morenovallismo.

 

Está claro que los operadores de Rafael Moreno Valle bajo ninguna circunstancia quieren que gane Fernando Manzanilla Prieto, pero lo que se les olvida es que la candidata de la coalición Por Puebla al Frente es Roxana Luna Porquillo, y no Karina Romero de Chumacero. (Espero no me acuse de misógino.)

 

Quizá por eso, y la falta de apoyo del partido que la postuló dentro de la coalición PAN, PRD y MC, además del abandono y traición del grupo morenovallista, Roxana Luna esté por renunciar a la candidatura a la diputación federal por el distrito 12 con cabecera en Puebla.

 

Sí, junto con su compañera Ana Cristina Ruiz, por el distrito de Cholula, y 28 alcaldes de extracción perredistas comunicaron al CEN del PRD que se bajan de la contienda.

 

¿Qué casó tiene seguir, invertir recursos propios y partirse la madre si el morenovallismo volvió a traicionar al PRD en Puebla?

 

 

El dirigente del partido, Jorge Benito Cruz, se la pasa de dama de compañía de la candidata a la gubernatura y se ha olvidado de las cartas del sol azteca en el estado.

 

No les dan dinero, espectaculares, apoyo mediático y respaldo institucional, pero lo grave es que esto lo reciben aquellos que palomea el morenovallismo.

 

Moreno Valle es el jefe de toda la campaña electoral. Nada se mueve sin su autorización y si los respaldos van para otros candidatos qué caso tiene seguir. Ese es el malestar.

 

Se hartaron y están dispuestos a renunciar a sus candidaturas, lo que implicaría oootro dolor de cabeza para la candidata Martha Érika Alonso.

 

No es sólo por la fractura interna que ello implicaría, sino que quedarían a merced de Morena y Luis Miguel Barbosa, quien en 2016 fue factor clave en el PRD para que –por ejemplo- Roxana Luna haya sido postulada al gobierno de Puebla.

 

Los candidatos a alcaldes perredistas que están cansados del abandono son los de Acajete, Acatzingo, Ahuacatlán, Calpan, Chiautzingo, Chilchotla, Domingo Arenas, Mixtla, Molcaxac, Ocoyucan, Piaxtla, Quimixtlán, San Matías Tlalancaleca, San Andrés Cholula, San Antonio Cañada, San Gabriel Chilac, San Jerónimo Tecuanipan, San Martín Totolpetec, San Nicolás de Los Ranchos, San Pedro Cholula, San Salvador El Seco, San Salvador El Verde, San Salvador Huixcolotla, Tepexco, Tepeyahualco de Cuauhtémoc, Tlaxco y Tulcingo.

 

A Luna y demás candidatos perredistas les ofrecieron sumarse a la coalición porque así convenía a los intereses del PRD nacional, pero si ya saben cómo es Moreno Valle, para qué aceptan.

 

About The Author

Related posts