14-07-2020 01:18:56 PM

Paco Ramos, una lacra electoral

Por Alejandro Mondragón

 

Es el mejor amigo del hijo del ex gobernador Mario Marín Torres, enfundado ahora como operador de Morena en la capital.

 

Presume más de lo que en tiempo fue: yerno de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.

 

Corría el 2013…

 

Apenas regresó de la luna de miel y se divorció de Mariana Moguel.

 

Eso no impidió para que aprovechara la relación y traficara con sus influencias de poder, con el propósito de meterse en la campaña de Enrique Agüera Ibáñez, entonces candidato a la presidencia municipal de Puebla.

 

Quiso asumir formalmente la gerencia general del equipo agüerista, porque en los hechos rebasó al ineficaz Jaime Alcántara Silva, quien se presentaba como coordinador oficial de la campaña de Agüera.

 

 

 

Fue un desastre todo, máxime cuando metió la cuchara nuestro personaje.

 

Sí, el inefable Francisco Ramos Montaño, amigo íntimo de Mario Marín Jr, quien lo hizo en el sexenio de su papá director del Instituto Poblano de la Juventud y después diputado federal priista.

 

Inexplicable que un personaje menor se haya metido hasta la médula ósea de la campaña de Agüera y le hayan permitido definir buena parte de la guerra sucia contra Antonio Gali Fayad.

 

Paco Ramos entró ya arrancada la campaña. Todos los días llegaba al búnker de plaza Mazarik, donde operaban los más cercanos a Agüera.

 

El entonces yerno de la secretaria Robles, decía y le abrían las puertas y más cuando el grupo Sostén, donde fungía como socia la funcionaria, entró a la operación del diseño de spots e identidad de género para jalar el voto femenino.

 

Todos le creyeron sus mentiras, empezando por el candidato y los operadores de medios de la campaña que siguieron al pie de la letra sus mamadas.

 

Paco Ramos empezó a coordinador la guerra sucia contra Tony Gali. Era quien dictaba línea a los disidentes del PAN y dialogaba con Violeta Lagunes y Miguel Ángel Labastida para atacar al candidato de Puebla Unida y de paso al gobernador Moreno Valle.

 

Jaló a petistas y perredistas. Promovió espacios para que personajes nacionales como Fernández Noroña vinieran a llamar dictador al gobernador poblano.

 

Se encargó de las historias que golpearan a Gali y las operó en medios nacionales.

 

En la prensa de la ciudad de México le abrieron espacios al presunto yerno de Rosario Robles, para que sacaran los excesos del helicóptero Agusta de Moreno Valle, las cuentas bancarias de Gali y gracias a la filtración de un regidor panista pudo reventar la cuenta pública de Eduardo Rivera en la pasada campaña.

 

Así se ganó la confianza de Agüera, pues al candidato ya sólo le gustaba escuchar noticias positivas y más contra su adversario.

 

El resultado final ya es conocido por todos.

 

Pinches Paco Ramos.

 

El nuevo talento de Fernando Manzanilla.

 

About The Author

Related posts