Desmadre electoral en Puebla

Por Alejandro Mondragón

 

Un auténtico revoltijo electoral se vive en Puebla, lo que evidencia el desmadre de las candidaturas.

 

Una candidata panista que usa gorra de la CTM, vetusto sector corporativo del PRI.

 

Un grupo de panistas que se quitan la cachucha morenovallista y lanzan: Lalo Sí, Martha Érika No.

 

Un ex gobernador de Puebla que ya forma parte central del war room de José Antonio Meade.

 

Un candidato presidencial que ya pactó que en Puebla no gane su candidato y eso se verá en el debate local del 11 de junio.

 

Un gobernador que se suma a la campaña de Martha Érika, pero no a la de Ricardo Anaya en la Sierra Norte de Puebla. Martha Érika Sí, Anaya No.

 

 

Dos candidatos que han intimado tanto, al grado de que la candidata turquesa declina en Tehuacán; y la del Verde hace lo mismo en la región de Izúcar de Matamoros.

 

Un victimario ahora se luce en fotos con su víctima. El ex líder del Congreso del PAN anda de mano sudada con el candidato a la alcaldía. El síndrome de Estocolmo Electoral.

 

Un dueño de medios que se ha enriquecido con el morenovallismo, ahora es el principal financiero de Morena al Senado.

 

Encuestadoras que dejaron de encuestar.

 

Un periodista que juró lealtad al grupo en el poder para atacar a Barbosa, pero que lo pillaron pasando corriente a la campaña de AMLO.

 

Todos aquellos candidatos y candidatas que ignoraron las agresiones de género en el sexenio de Rafael Moreno Valle, ahora se ponen en los zapatos de las víctimas.

 

Un líder de partido que tiene cara del chile del candidato.

 

Es la locura.

 

 

About The Author

Related posts