24-06-2018 07:57:26 AM

Y en Puebla…¿morenovallismo detendrá tsunami moreno?

Por Rodolfo Rivera Pacheco

Un fantasma recorre Puebla… el fantasma de MORENA. Así parafraseaba yo el famoso inicio del Manifiesto Comunista de Marx y Engels hace unos meses, para hacer referencia a que MORENA ya estaba siendo un protagonista indiscutible del proceso electoral para 2018.

Y en la primera semana de campaña todo parece confirmarlo.

En el morenovallismo –Rafael Moreno Valle, esposa, aliados y empleados- hay ya una auténtica preocupación porque las tendencias en las últimas mediciones son contundentes: En muchos, muchos municipios o Distritos del Estado de Puebla, los candidatos de MORENA han subido sustancialmente en preferencias o de plano ya están arriba de los abanderados del PAN, sus alianzas o sus partidos paleros. Ni se diga de los del PRI.

Y en la mayoría de los casos, los candidatos de MORENA son auténticos desconocidos, pero la mayoría de la gente simplemente responde en las encuestas que votará “por el (la) de MORENA”.

Lo anterior ha prendido ya los focos rojos en los “war rooms” morenovallistas y se esfuerzan por diseñar mil y un estrategias para detener lo que bien puede constituirse como un auténtico “tsunami”.

Porque ya es un hecho que la ventaja que ahora trae Andrés Manuel López Obrador en la contienda presidencial será muy difícil de remontar para cualquiera de sus contendientes. Casi ya nadie duda de que AMLO ganará la elección presidencial (reitero, para que eso no ocurriera Anaya o Meade tendrán que ganar cinco o seis puntos cada mes, o sea más de un punto porcentual o dos cada semana, de aquí al 1 de julio para alcanzar o ganar por uno o dos puntos a AMLO, lo cual parece prácticamente imposible), pero el morenovallismo intentará que gane Martha Erika Alonso a como dé lugar.

Rafael Moreno Valle no puede perder Puebla. Si pierde esta elección, será muy difícil que en el PAN le dejen la candidatura presidencial en 2024. Esta elección para RMV es igual o hasta más importante que la de 2010, pues aquí se juega en definitiva su futuro político.

Pero en Puebla AMLO ya lleva una muy cómoda ventaja sobre Anaya y Meade. Más de 20 puntos en la mayoría de regiones (en algunas casi 30 en serio) y en todo el Estado en general. Lo sé, lo saben, lo sabemos. Perderla es casi imposible.

Por eso la apuesta de Rafael Moreno Valle es que aunque se pierda la contienda presidencial en Puebla (cosa que también le daría cierto gusto, pues nunca ha superado la rabia de que él no fue candidato y sí su odiado Ricardo Anaya), su esposa sí gane la Gubernatura y sus amigos ganen la mayoría de Distritos y Alcaldías.

El detalle es que no veo cómo pueda lograr ese audaz proyecto de que aunque la gente vote en mayoría por AMLO, a su vez vote por Martha Erika Alonso de Moreno Valle para la Gubernatura… al menos eso no me lo están diciendo en las encuestas que hacemos diariamente en muchas regiones del Estado. Lo sé, lo saben… lo sabemos.

Por ello los mapaches morenovallistas están dispuesto a todo… a todo, con tal de que MEA tenga más votos que Luis Miguel Barbosa en todo el Estado. Empresa sumamente complicada… por el posible tsunami morenista, reitero.

Habrá rebase de tope de gastos de campaña. Habrá reparto oficial –Gobierno del Estado- de todo tipo de cosas para convencer a la gente a que vote por MEA (tinacos, zapatos, uniformes, despensas, carretillas). Habrá despliegue de programas sociales estatales (dinero, préstamos, pisos, techos) para todas las zonas en pobreza. Desde luego habrá reparto de millones de ítems de campaña (sombrillas, camisetas, gorras, sombreros, tortilleros, relojes, llaveros y decenas de artículos más). La publicidad de MEA inundará el Estado (ya lo hace) y habrá miles (miles) de espectaculares con su foto, bardas, fotos en parabuses y autobuses, microperforados en taxis, combis, miles de autos…. Todo ante la complacencia de la autoridad electoral, donde todos son empleados del morenovallismo.

Habrá condonaciones de cualquier multa estatal. Condonaciones de fotomultas y cuotas del maldito SOAPAP-Aguas de Puebla.

Habrá cooptación de funcionarios de casilla electoral, tanto los del INE como representantes de los distintos partidos a quienes se compra desde semanas antes para que no lleguen el día de la elección o bien se hagan de la vista gorda ante cualquier tipo de fraude en la casilla.

Vamos, ya hasta quieren inducir el voto, ordenando a los funcionarios de casilla  -mediante supuesto Manual- a que entreguen las boletas electorales con la boleta de Gobernador al principio, para que no vaya a votar en cascada la gente a favor de MORENA si es que la primera boleta es la de elección presidencial.

Es decir, harán TODO y más para que gane Martha Erika Alonso.

La pregunta obvia es… ¿Les alcanzará?

Porque al día de hoy, reitero, ya hay empates y ventajas en muchos sitios por parte de los candidatos de MORENA en Puebla. Los candidatos del PAN, alianzas y partidos paleros, simplemente no levantan. En ningún lado. El morenovallismo está siendo rechazado en todo el Estado –por supuesto en menor medida que el PRI, pero de que hay rechazo, lo hay- y la figura de López Obrador hace subir naturalmente a los abanderados de MORENA.

Y por supuesto, la otra pregunta obligada es… ¿Les alcanzará a los candidatos de MORENA para superar TODO lo que hará el morenovallismo para no perder?

Porque el problema de los morenos es que muchos ya se hacen gobernantes y hasta reparten cargos a diestra y siniestra… cuando aún no ganan absolutamente nada. La confianza es la madre de todas las pendejadas, decía mi señor padre. El tsunami puede quedar en simple olita moja-pendejos.

Más aún, en MORENA andan dejando heridos por doquier… que fácilmente podrán ser atraídos por ofertas y huesos y dinero morenovallista (modus operandi que le ha funcionado a la perfección con los del PRI desde hace años) y la ola de victoria puede quedarse solo en ilusión. ¿Qué no lo ven?

En fin. Nadie escarmienta en cabeza ajena.

¿Qué ganará en Puebla, pues? ¿La operación brutal de la ingeniería electoral morenovallista o el tsunami lopezobradorista de MORENA?

Neta, yo veo que hoy la moneda está literalmente en el aire. Ya veremos si cambian las cosas en unas semanas. Y aquí se lo comentaré, desde luego.

 

 

About The Author

Related posts