20-06-2018 12:25:34 PM

En marcha, la temporada de video escándalos en Puebla

Por Alejandro Mondragón

 

La temporada de audio y video escándalos está en marcha en Puebla.

 

Nadie se salva, luego del descontrol de grabaciones en el equipo de espionaje que operó en el morenovallismo.

 

Lo que sorprende ahora es aquella información que pondría al ex gobernador, Rafael Moreno Valle, como espía dentro de una reunión que él mismo organizó para descarrilar a la entonces candidata del PRI a la minigubernatura, Blanca Alcalá Ruiz.

 

Se la comparto.

 

La tarde del 31 de enero del 2016, en una residencia, localizada en Retorno Lago Michigan 31, clúster 444, en Lomas de Angelópolis, llegaron 4 personajes.

 

Dos con una maleta y una botella de vino. Los otros tenían su propia bebida: tequila

Por la mañana de ese día, el equipo de Joaquín Arenal Romero peinó el lugar, realizó la limpia de sonidos y bloqueó cámaras de vigilancia de la avenida que conducía al domicilio.

 

Sin embargo, otro equipo colocó un dispositivo de video al personaje poderoso que había pedido la reunión. Un aparato pequeño colocado en la camisa con un cable que bajaba hasta la mano para activarla en el momento oportuno.

 

No querían que los grabaran, pero el mismo jefe de la banda necesitaba tener constancia del encuentro.

 

Colocados frente a frente, dos de cada lado de la mesa, el mero mero se volteó a ver a quien se había quedado a la orilla de la nominación del PRI en 2016 para decirle en voz baja: “entonces 100, cómo quedamos”.

 

Ante la afirmación, nuestro personaje volteó a ver a su gallo y le hizo una seña para que entregara la maleta. Todo quedó registrado. ¿Por qué el poderoso político grabó a su acompañante entregando el paquete? ¿Con qué propósito? ¿No eran del mismo bando? ¿Quería tener personalmente el audio y video para que, ahora sí, cumplieran lo acordado y no como en el 2014 que nunca llegó el dinero donde debería?

 

El anfitrión poco se percató de lo que ocurría, debido a que se encontraba bien Felipe Calderón, lo que ninguno de los 4 asistentes se dio cuenta que además del espía mayor, otro equipo, sin autorización, tomaba testimonio de lo que sucedía en esa residencia.

 

Hasta cuando unos consumían tequila y los otros destapaban su costosa botella de vino.

 

¿Sabrán los jefes que fueron grabados y que esa versión ya circula en altos círculos de poder?

 

Tiene razón el candidato del PRI a la gubernatura, Enrique Doger, cuando afirmó en su registro como abanderado 2018: “Moreno Valle está detrás del espionaje y los audio escándalos”.

 

Lo mejor está por oírse y verse.

 

About The Author

Related posts