23-06-2018 05:07:43 AM

Del “discurso incendiario” de Doger al debate quemado

Por Alejandro Mondragón

 

Que nadie se apantalle por el “discurso incendiario” del candidato priista a la gubernatura, Enrique Doger, contra las obras y acciones del sexenio de Rafael Moreno Valle.

 

Se lanzó contra temas resueltos legalmente, como el caso Chalchihuapan, los presos políticos, la deuda pública y, claro, lo que vende hoy: la dinastía en el poder.

 

Mucho ruido y pocas nueces, pues su candidato presidencial, José Antonio Meade, ahí presente, no se sumó más que en lo relacionado con el tema huachicol.

 

El punto es que Doger censura lo que Meade validó como secretario del gabinete de Enrique Peña Nieto.

 

Y así no se puede. Ahí está este video para que se confirme que Meade no se va a meter en Puebla, porque fue cómplice del morenovallismo. Y creo sigue siendo.

 

 

 

Al verdadero Doger habrá que verlo en su justa dimensión, el día del debate, como el opositor que en realidad busca recuperar para el PRI Casa Puebla o como actor de teatro guiñol.

 

No sea que le vaya a pasar lo que a Enrique Agüera del PRI en 2013 o a Abraham Quiroz de Morena en 2016.

 

La noche anterior al debate por la alcaldía en 2013, dos mensajes le llegaron al ex rector de la BUAP. El primero financiero y el segundo siciliano.

 

“Aquí está tu expediente, si lanzas una crítica contra mi jefe, el gobernador, te vamos a meter a la cárcel, tú dices, y aceptas mejor lo otro. Tampoco referencias personales contra Gali”, se la sentenciaron.

 

En el debate, Agüera llegó desdibujado y acató la amenaza.

 

A Abraham Quiroz de Morena le llegaron, en 2016, por la vía más fácil que fue el tema económico, y luego de mostrarle un portafolios repleto de billetes, con otro interlocutor, se olvidó de Moreno Valle y su sexenio, durante el debate por la miniguberatura.

 

Por eso, habrá que esperar a ver si Doger en realidad quiere ganar o se integrará a la lista de ex candidatos que resuelven su tema económico por años y pasa al ejército de “copelas o cuello” del morenovallismo.

 

El reloj ya mueve las manecillas rumbo al debate.

 

About The Author

Related posts