23-06-2018 11:14:59 AM

Moreno Valle estrena operador

Por Valentín Varillas

 

Se llama Óscar Sánchez Juárez y es panista de toda la vida.

Aunque nació en Palmar de Bravo, Puebla, su carrera política la ha hecho en el Estado de México.

Ha sido líder del blanquiazul en esa entidad y diputado local.

Su paso por la vida pública mexiquense se ha caracterizado por los más diversos escándalos y desencuentros.

En su momento, fue acusado por sus correligionarios de malos manejos y desvío de recursos públicos de las arcas del partido, además de ser responsable de las más diversas imposiciones y actos dictatoriales.

Fue destituido como presidente del CDE panista del EdoMex cuando se hizo público que, con dinero del partido, había patrocinado un evento antisemita, en donde había dejado patente su profunda admiración por Adolfo Hitler.

Muy recientemente, Sánchez Juárez fue contactado por su “gran amigo” Rafael Moreno Valle para integrarse al grupo de operadores que intentará hacer ganar la gubernatura del estado a Martha Erika Alonso.

 

Varias coincidencias unen a estos dos personajes (Rafael y Óscar) :

-Su único Dios es el pragmatismo.

-Les encanta el dinero y lo saben usar.

-Son férreos defensores de aquella máxima que asegura que “el fin, justifica los medios”, TODOS los medios.

-Odian, con todo su ser, a Ricardo Anaya.

En el presupuesto electoral del morenovallismo, Óscar Sánchez se va a encargar de garantizar el voto en los municipios poblanos que colindan con el Estado de México, su principal área de influencia.

Para lograr los objetivos, pidió no solo el apoyo incondicional y absoluto, sino recursos ilimitados que le permitan moverse “como él sabe”.

Experto en comprar conciencias, entiende el valor real del dinero en escenarios cerrados de competencia electoral.

De inmediato, Rafael accedió con gusto a todas sus demandas.

Parque hay y de sobra, para gastarlo a manos llenas en esta elección.

Y es que, a diferencia de otros procesos, ahora se pretende no dejar un solo cabo suelto.

No hay frases triunfalistas ni excesos de confianza.

Saben que el 2018 no será un día de campo, una cuestión de mero trámite para afianzarse, una vez más en la cima del poder político poblano.

La llegada de un mapache electoral profesional y de probada eficacia, como lo es Óscar Sánchez Juárez, es una clara muestra de ello.

 

Recordar es vivir…     

Un amigo cercano de Óscar Sánchez intercedió ante Rafael Moreno Valle para evitar el encarcelamiento del ex Secretario de Salud del gobierno de Mario Marín Torres, Alfredo Arango.

Ya estaba el proceso judicial perfectamente armado y faltaban pocas horas para su aprehensión.

La intermediación funcionó.

La detención se suspendió temporalmente, hasta que algo muy extraño sucedió.

Alguien no cumplió acuerdos y el tema se vino abajo.

El problema, para Arango, fue que nadie le avisó que el pacto que le había brindado protección ante su inminente captura ya no estaba vigente.

Por eso, con toda la confianza del mundo, seguía en Puebla, en el mismo lugar y con la misma gente.

Hasta que la realidad lo alcanzó y una madrugada como cualquiera, fue sacado en calzones, por un grupo de judiciales, de su lujosa residencia en La Vista.

Sirva esta anécdota para ilustrar la enorme cercanía y confianza que existe entre Moreno Valle y Sánchez Juárez.

 

About The Author

Related posts