23-06-2018 11:14:47 AM

Relación con Moreno Valle afectará campaña de Martha Erika

Por Shanik David

Aunque la elección del 1 de julio se definirá entre Martha Erika Alonso Hidalgo y Luis Miguel Barbosa Huerta, la abanderada del Partido Acción Nacional (PAN) carga con varios negativos, destacando su relación con el exgobernador Rafael Moreno Valle, señaló Miguel Calderón Chelius, coordinador de la Licenciatura de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana campus Puebla.

“Su mayor debilidad es su relación con Moreno Valle, porque de entrada genera una crítica por nepotismo”, explicó el especialista, y subrayó que “no es misoginía”, pues en términos generales Alonso Hidalgo no tiene una trayectoria política que justifique su postulación al gobierno del estado, y pareciera que su mayor atributo es ser la esposa del exgobernador.

“Me parece que el PRI y Morena están sacando a políticos con experiencia, que representan apuestas importantes, pero en el caso del PAN es una mujer que no tiene experiencia política”, insistió el académico.

Pese a esto, Alonso Hidalgo es la “candidata a vencer”, pues es la abanderada del partido que gobierna la entidad, además que por su relación con Moreno Valle hay toda una estructura de poder que operará a su favor en la campaña que está a punto de arrancar.

“Ella se convierte en la representante del morenovallismo y va a tener que dar explicaciones y cuentas de las finanzas públicas y asuntos de derechos humanos que se han criticado tanto en el caso de Puebla”, siendo uno de los temas centrales que podría opacar su campaña la violencia de género que se vive en la entidad, continuó el académico

Pero no sólo se le podría cuestionar por el crecimiento de las agresiones en contra de las mujeres, sino por la postura de negación del problema que mantuvo el gobierno del estado durante la administración de Moreno Valle, en donde participó la misma Alonso Hidalgo, y nunca emitió un posicionamiento real sobre la necesidad de la alerta de género, puntualizó.

“Ella durante toda la administración de Moreno Valle era la primera que se presentaba como Martha Erika ‘De Moreno Valle’, y ahora trata de deslindarse de esta relación de subordinación para no cargar con los negativos”, añadió.

En cuanto a la imagen de Luis Miguel Barbosa Huerta, virtual abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (Movimiento de Regeneración Nacional, Encuentro Social y Partido del Trabajo), comentó que un factor que será decisivo será la figura de Andrés Manuel López Obrador, pues el experredista no tiene una buena percepción entre los ciudadanos.

“Barbosa no es un candidato que esté en plenitud de virtudes, se le ve como un político tradicional y tendrá que construir un discurso con la idea de que son el cambio real”, comentó Calderón Chelius.

Pero esto se podría contrarrestar con el apoyo natural de López Obrador, pues recordó que tan sólo en la última elección a gobernador el candidato de Morena, Abraham Quiroz Palacios, obtuvo más del 10 por ciento de los votos “nadando de muertito”.

En cambio, si bien consideró que el perfil de Enrique Doger Guerrero es bueno, su mayor negativo es ser el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual ya se ha desdibujado en el estado y carga con la mala imagen del presidente Enrique Peña Nieto, por lo que calificó que esta candidatura sólo será “testimonial”.

About The Author

Related posts