19-06-2018 01:35:59 AM

El capítulo olvidado de “La Fuerza del Cambio”

Por Alejandro Mondragón

 

Al ex gobernador y escritor poblano, Rafael Moreno Valle se le extravió un capítulo trascendental en la trayectoria familiar de su libro “La Fuerza del Cambio”.

 

Sigo sin explicarme cuáles serían las razones para excluir de su obra literaria dicho pasaje, porque en realidad es ahí donde nace la riqueza de la familia.

 

En el texto de marras afirma que proviene la cultura del esfuerzo, de familia humilde y de trabajo.

 

Pues su abuelo (q.e.p.d) lo contó con lujo de detalles:

 

El 12 de agosto del 2001, el cronista de El Universal, Miguel Reyes Razo, realizó una amplia entrevista al general Rafael Moreno Valle sobre el profesor Hank, su amigo del alma.

Después de su renuncia al gobierno de Puebla e irse a un largo tratamiento médico que le implicó gastarse buena parte de sus ahorros (casi me arruiné) el general le comenta al periodista:

 

«El profesor Hank me invitó a comer y al llegar a los postres me preguntó, ¿Cómo andas de dinero?

 

«Pues así, así. En la abundancia no, Carlos.

 

«Te ruego entonces -dijo y me entregó un portafolios- que aceptes este dinero. No es justo que un hombre como tú pase por estrecheces. Y menos si tienes un amigo como yo.

 

«Quise protestar. Me rindió. Así me entregó un millón de pesos. Con gallardía, caballerosidad y discreción.

 

«Y no había pasado mucho tiempo cuando me citó en un restaurante. Comimos, platicamos. Nos despedimos. Y llegaba yo a mi automóvil cuando apresuradamente me detuvo su chofer.

 

«Es que olvidó usted este portafolio en el restaurante. Y me ordenó el profesor que se lo entregara.

 

«Enmudecí. Desde lejos mi amigo Hank me sonreía y me agitaba la mano. Aliviaba mis necesidades con OTRO millón de pesos“.

 

«Y hubo una tercera ocasión. Ésta fue en su casa. Me hizo probar elegantes chamarras. A ver qué tal te sienta alguna y te la obsequio San Rafael (así solía llamar el profesor al general). Y lo hice. Hasta que me quedó una que ni pintada. Ésta Carlos, le dije.

 

«Con mirada maliciosa me replicó. Creo que ésta te quedará mejor. Y me la entregó. En uno de los bolsillos había OTRO millón de pesos. ¡Tal era su grandeza!

 

Y de ahí para adelante los Moreno Valle se volvieron exitosos y millonarios.

 

Fin.

 

Nota bene:

 

Ya viene la segunda parte de La Fuerza del Cambio, seguro ahí lo incluye. ¡Qué nervios!

About The Author

Related posts