Paleros ayer, opositores hoy, el Frente Ciudadano

Por Alejandro Mondragón

 

Los promotores del Frente Ciudadano por México aseguran que la ex panista Margarita Zavala jugará como independiente los intereses de Peña Nieto y el PRI en el 2018.

 

¿Será?

 

El problema de esos llamados opositores del peñismo y la permanencia del tricolor en Los Pinos es que su pasado los alcanza.

 

Los del Frente Ciudadano AntiPRI del 2017, fueron los ProPRI de Peña en 2013.

 

Veamos los hechos.

 

El Pacto por México fue la expresión más clara de legitimación del regreso del PRI a Los Pinos, a través de la suma de partidos y liderazgos opositores para convalidar las reformas estructurales de Peña Nieto.

 

¿Y qué hacían aquellos que hoy quieren sacar al PRI y Peña de Los Pinos en 2013?

Ricardo Anaya, líder nacional del PAN, era diputado federal en el inicio del sexenio, y se volvió en el interlocutor de Gustavo Madero con Luis Videgaray, autor intelectual del Pacto.

 

Se creó un Consejo Rector del Pacto. El PAN estuvo avalando las reformas peñistas con Gustavo Madero y los alter ego de Ricardo Anaya: Santiago Creel Miranda y Marco Antonio Adame.

 

Alejandra Barrales, lideresa del PRD, fue consejera del Pacto por México y respaldaba a Jesús Zambrano, Jesús Ortega y Guadalupe Acosta Naranjo, como secretario técnico. Todos hoy FrenteAntiPRI.

 

Los gobernadores frentistas de la época eran Rafael Moreno Valle Rosas, de Puebla; Miguel Ángel Mancera, de la CDMX; y Graco Ramírez, de Morelos. Ayer ProPacto.

 

El caso de Moreno Valle fue tan elocuente que operó para Peña, al grado de querer replicar el Pacto por México en Puebla en enero del 2013.

 

Todas estas criaturas encopetadas, ahora acusan a Margarita Zavala y a los independientes de favorecer al PRI y restarle votos a la oposición de hoy, paleros de ayer.

 

EDUARDO RIVERA, SIN BOLETO A CASA PUEBLA

 

El ex alcalde de Puebla no podrá ser candidato a la gubernatura por la vía de independiente. Quien diga lo contrario, sólo hace propaganda.

 

La razón no tiene que ver con su conflicto legal de las cuentas públicas, sino porque la legislación local es muy clara en torno a las candidaturas independientes.

 

Los interesados deben haber renunciado con un año al inicio del proceso electoral en Puebla. Rivera no lo hizo. Se le agotó el plazo.

 

Ahora, su única opción es jugarla por Ricardo Anaya y que éste lo imponga en Puebla, lo cual luce imposible ante los acuerdos de Moreno Valle con Dante Delgado, líder de Movimiento Ciudadano, quien ya lo vetó.

 

La salida de Zavala, fue el sacrificio de Rivera para la gubernatura en Puebla.

About The Author

Related posts