Democracia posmoderna mexicana: Los laberintos partidistas

Por Rodolfo Rivera Pacheco

La democracia mexicana del siglo XXI está llegando a un nivel en el que hay verdadera incertidumbre por saber cuál partido con su respectivo abanderado puede ganar los próximos comicios. Y está bien… ¿Pues qué no era ese el objetivo de la instauración del régimen democrático desde hace un par de siglos?

Para nada. Durante todo el siglo XIX lo que hubo en México fueron guerras intestinas por el poder, intervenciones extranjeras con la respectiva pérdida de más de la mitad del territorio nacional y dictaduras –como la de Díaz- o dictablandas –como la de Juárez-.

Y el siglo XX fue de procesos revolucionarios –más guerras intestinas pues- y la implementación de un régimen pseudodemocrático de partido hegemónico en el que tampoco hubo alternancia, salvo algunos casos en los Estados de la República.

Es hasta el año 2000 cuando la participación electoral del pueblo mexicano logró que un partido diferente al PRI ganara la Presidencia de la República, aunque todos sabemos cómo ha terminado la historia hasta el momento actual: Transición democrática inacabada, grupos fácticos de poder que controlan la política y la economía y unos partidos que aún se comportan como lo que tanto criticaron del PRI del siglo XX, o sea… pleitos y desencuentros por candidaturas y cargos.

Al día de hoy, todos los partidos se encuentran perdidos en su propio laberinto.

Veamos qué pasa en Puebla.

EL LABERINTO DEL PAN.

Lo hemos dicho una y otra vez aquí mismo desde hace varios años y hoy todos lo repiten: Las principales candidaturas del PAN en Puebla para 2018 se encuentran supeditadas al futuro político de quien controla su estructura y gobierno en el Estado, que no es otro que Rafael Moreno Valle.

Todos lo sabemos: Si Moreno Valle es candidato presidencial del PAN se dan ciertos escenarios. Si no lo es, hay otros. Pero ¿qué es lo más probable que ocurra?

Bueno, todo indica que el ex Gobernador no será candidato presidencial, por varios motivos. En primer lugar, nunca despegó en las encuestas por más esfuerzos y dinero que invirtió para posicionarse en todo el país. Los mexicanos, simplemente no lo conocen. Y los que sí lo hacen, no simpatizan con él. Es antipático para la enorme mayoría de habitantes de este país –que lo conocen- porque resultó insoportable e insultante haber desplegado varias veces campañas absurdas en espectaculares y muchos medios más en todos los Estados de la República. En otras palabras… cayó gordito.

Pero en segundo lugar –dejemos a las subjetivas e ingratas encuestas- el PAN es controlado nacionalmente por Ricardo Anaya, quien aunque ha sido atacado varias veces –muchos afirman que los ataques a Anaya provienen del propio morenovallismo para bajarlo de la contienda por la candidatura-, la verdad es que es apoyado por la mayoría de liderazgos estatales del partido, quienes operarán para él la candidatura en cualquier tipo de proceso interno, a cambio de obtener ellos a su vez privilegios, candidaturas, recursos, favores… así se maneja el PAN al día de hoy.

El problema para los poblanos –lo hemos repetido aquí también- es que si Rafael Moreno Valle no es candidato presidencial, todo indica que se atrincherará en Puebla e impondrá a su esposa como candidata del PAN a la Gubernatura. Y a alguno de sus incondicionales –empleados- para los principales cargos de elección: Senadurías, Diputaciones, Alcaldías.

Algunas voces disidentes del morenovallismo –los mentados panistas “históricos” que hoy lloran por las infamias morenovallistas, pero que fueron ellos mismos los que lo trajeron al PAN y antes hasta le aplaudían- afirman que eso no sucederá, que el CEN anayista nunca permitirá que Moreno Valle imponga a su esposa pues seguiría controlando el partido y bla bla bla… Lamento decirles que si Anaya negocia con Moreno Valle –son expertos en negociar, lo que sea necesario negociar-, claro que le dejará Puebla, con tal de que aquel lo apoye para que supuestamente gane la presidencia el mentado “Frente Amplio” que supuestamente Anaya encabezaría.

Sueños chinos de ambos. Pero de que lo negociarán, por supuesto. A ver quién traiciona primero a quién.

Ese es el escenario más probable en el PAN para Puebla. Sí, pero eso no es un pronóstico electoral de la contienda. Ya hemos dicho que Martha Erika Alonso de Moreno Valle es quien tiene la probabilidad mayor de ser candidata a la Gubernatura, pero eso no quiere decir que vaya a ser la próxima Gobernadora de Puebla.

La semana que terminó fue desastrosa para los planes e imagen morenovallista. Los nexos de Rafael Moreno Valle con el gasolinero-huachicolero Othón Muñoz (a) “El Cachetes” son más que evidentes, aunque los gatos morenovallistas maúllen lo contrario. Las fotos del Cachetes con Rafael son contundentes. Y dicen que hay más. Hay quien jura que las ha visto. Hay quien me dice que claro que estuvo en las fiestas morenovallistas en el rancho en Haras del Bosque del Cachetes…

¿Se imaginan una o dos fotos de Moreno Valle con su esposa acompañados del Cachetes en plena cena o fiesta? Hay quien jura que existen.

Ahí se terminarían los planes de Martha Erika Gobernadora. El golpe sería monumental. Desastroso. Certero. Mortal.

¿Y si también hay fotos del Cachetes con otros connotados morenovallistas que ya se veían como candidatos a Alcaldías, Senadurías y Diputaciones?

¿Será por eso –y otros motivos desde luego- que el Jefe de la Oficina del Gobernador Antonio Gali, el muy parlanchín Javier Lozano Alarcón, renunció a su cargo para regresarse al Senado de la República, con un muy absurdo pretexto (que el proceso electoral “comienza el 8 de septiembre”… ¿y eso qué?) o será porque ya le dijeron que la candidatura a Gobernador es de la consorte así haya un cataclismo?

Sí. Los laberintos de los faunos panistas.

EL LABERINTO MORENO.

En el partido Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido ya como “MORENA”, también andan perdidos en su propio laberinto, esperando que su fauno mayor, Andrés Manuel López Obrador, decida destinos y haciendas.

Ahí no hay discusión sobre quién es el candidato presidencial. Pero por esa misma razón también hay muchos problemas en todos los Estados por saber quiénes serán los candidatos a los principales cargos, porque el líder es quien decide siempre al final.

Ya lo vimos la semana pasada en la Ciudad de México: Nadie sabe cómo ni quiénes, pero supuestamente levantaron una “encuesta” que arrojó como resultado inobjetable que Claudia Sheinbaum (la esposa de Carlos Imaz, también ex Delegado en Tlalpan, a quien millones vimos embolsándose fajos de cientos de miles de pesos en bolsas de Aurrerá, allá por 2003-2004 y a quién López Obrador jamás cuestionó NADA) será la “Coordinador de Promoción del Voto”, o sea la candidata de MORENA al Gobierno del otrora D.F.

Absolutamente todos sabemos que las encuestas serias decían otra cosa. Que Ricardo Monreal era el mejor posicionado, pues. Y todos sabemos también la realidad: Quien decide las candidaturas a Gobernadores se llama Andrés Manuel López Obrador y ahora inventan Eenuestas” para tapar el dedazo evidente por la Delegada de Tlalpan de origen judío (alusión sin ninguna connotación despectiva, solamente citarlo para recordar los buenos nexos de López Obrador con un fuerte grupo de empresarios de la Ciudad de México de ese mismo origen étnico-religioso).

Bueno, pues en Puebla puede haber otro “Monrealazo”. Ya hemos visto que los “históricos” de MORENA (o sea los que organizaron los primeros comités del partido hace muchísimo tiempo… 3 años; MORENA obtuvo su registro el 9 de julio de 2014) han decidido no dejar pasar para candidaturas a los “advenedizos” (o sea quienes pertenecían a otros partidos hasta hace poco… ¿quién diablos en MORENA no pertenecía a otros partidos hasta hace tres años…?) y los únicos en ser “aprobados” para participar en las “Encuestas” han sido los históricos.

Claro, para algunos casos como la Gubernatura poblana o algunas Alcaldías o para Senado y Diputaciones federales, el CEN Moreno podrá “proponer otros nombres” para ser medidos en las “encuestas”. Y aquí puede venir el “monrealazo” poblano.

Todos sabemos que hay personajes ya posicionados ante la ciudadanía que seguramente serán más conocidos que alguno de los históricos, como es el caso de Luis Miguel Barbosa, el Alcalde de Cholula José Juan Espinosa o el Diputado expriísta Alejandro Armenta. Pero además ahora se suma a los precandidatos el Dr. Enrique Cárdenas, ex Rector de la UDLAP “por invitación directa de AMLO”, lo que ha desatado la ira de todos los demás.

¿Quién será el candidato de MORENA para Gobernador en Puebla? Pues lo que indique “la encuesta” que solamente es conocida por Andrés Manuel López Obrador. O sea… su dedito. Ahí crecen las posibilidades de que sea Enrique Cárdenas, quien es un buen académico pero que nunca ha sido candidato a nada.

Y ayer trascendió que hasta la esposa de López Obrador puede ser metida a la “encuesta” por la Alcaldía de la capital poblana. Yo no lo creo, pero si llega a ocurrir, el famoso Peje ingresará al Club de los Maridos que quieren imponer a sus esposas como candidatas, al cual pertenece su odiado Felipe Calderón y su no menos aborrecido Rafael Moreno Valle. Pobres “advenedizos” que creyeron que los iban a recibir con los brazos abiertos en esa Secta llamada MORENA.

Los laberintos morenos, protagonizados por su Fauno mayor.

EL LABERINTO TRICOLOR.

En el PRI tampoco hay mucho problema. Será el actual Presidente de la República quien designe a su sucesor, respetando la tradición priísta metaconstitucional de que es él quien lo hace y punto. Y todo depende de quién sea ese candidato presidencial para entonces conocer quiénes serán candidatos en Puebla.

Todo indica que Miguel Angel Osorio Chong no será el abanderado, aunque lidere (de los precandidatos priístas) todas las encuestas conocidas. Todo indica también que el candidato presidencial del PRI será el Secretario de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña.

Eso es lo que la lógica indica, pero en el PRI a veces es lo menos lógico lo que prevalece. O sea, también el dedito pero del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Vaya, si en el PRI quieren dar pelea y hasta tener posibilidades de ganar, siendo Meade candidato, en Puebla el candidato a Gobernador tiene que ser o Enrique Dóger o Jorge Estefan Chidiac. Para la Alcaldía capitalina Víctor Giorgana. Para la Senaduría Estefan y Lastiri. Y para Diputaciones una larga lista de mujeres y hombres bien posicionados en las encuestas verdaderas.

Pero si hay una “rebelión” en Puebla -muy común en el PRI- de los coleros que se enojan por no quedar entre los nominados, entonces lanzarán hasta quién sabe cuándo a sus candidatos y seguramente serán arrasados por el PAN morenovallista o por MORENA.

No es tan complicado el laberinto tricolor, hasta eso. Pero siempre les encanta meterse en broncas.

EL LABERINTO DEL PRD.

¿Existe el PRD en Puebla?

LOS LABERINTOS DE LA CHIQUILLADA.

Solo consisten en ver a quién se pegarán como rémoras, para salvar registros.

LOS LABERINTOS INDEPENDIENTES.

Pobres. No se hace uno de todos ellos (nacionales). Y en Puebla hay esfuerzos loables… pero pocas posibilidades.

About The Author

Related posts