18-06-2018 12:48:03 AM

Huejotzingo y Atlixco, las peores cárceles de Puebla

Por Shanik David

Deficiencias para garantizar la estancia digna de los internos y su integridad, así como para el cuidado de grupos vulnerables al interior de las instalaciones, son una constante en la mayoría de los Centros de Reinserción Social (Ceresos) del Estado de Puebla, ya sean operados por autoridades municipales o estatales, reportó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Destaca que son las cárceles municipales las que están en condiciones más graves en materia del cuidado de los reos, según se refleja en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la CNDH correspondiente al año 2016.

En esta edición del informe, el organismo federal realizó visitas a los centros penitenciarios operados por los ayuntamientos -revisión que normalmente realizaban las comisiones estatales-, en concreto de los estados de Quintana Roo, Puebla, Nuevo León, Chiapas, Tabasco, Jalisco, Hidalgo y Nayarit, y aunque la entidad poblana quedó en segundo lugar en cuanto a la calificación obtenida, en todos los casos se tuvieron puntajes reprobatorios.

En general, las condiciones en las cárceles municipales reflejan una tendencia preocupante, pues a casi todas se les colocó en semáforo rojo, con la excepción del Cereso de Zacapoaxtla, el cual con 6.19 puntos no sólo fue la cárcel mejor evaluada del estado, sino que además quedó en segundo lugar de los centros municipales revisados por la CNDH.

Las prisiones municipales de Puebla que fueron evaluadas fueron las de Teziutlán, Huejotzingo, Zacapoaxtla, Zacatlán, Atlixco, Izúcar de Matamoros, Tepeaca, Acatlán de Osorio, Xicotepec y Tepeaca, obteniendo en conjunto una calificación de 5.24 puntos, además de que en todas se encontraron condiciones de sobrepoblación.

Llama la atención que si bien en términos numéricos la cárcel de Atlixco fue la peor evaluada -con 4.04 puntos-, la de Huejotzingo es la que presentó los peores resultados cualitativos en todos los indicadores, aún así obtuvo 4.47 de calificación.

En el documento difundido por la CNDH se usa un sistema de semaforización -verde, amarillo y rojo-, para evaluar la calidad de los cinco rubros que se analizan: aspectos que garantizan la integridad personal del interno, aspectos que garantizan una estancia digna, condiciones de gobernabilidad, reinserción social del interno y grupos de internos con requerimientos específicos.

Es en el reporte cualitativo que se refleja que a la cárcel de Huejotzingo se le puso en semáforo rojo en todos los indicadores, destacando además que es la única prisión municipal con reportes de actividades ilícitas, en cambio en el caso del centro de Atlixco, aunque en la mayoría de los rubros tuvo una valoración similar, se le puso en color amarillo lo referente a las condiciones de gobernabilidad y de reinserción social de los reos.

Algunas de las observaciones que fueron recurrentes en todas los ceresos municipales fueron la falta de instalaciones adecuadas para el funcionamiento de la prisión, así como deficiencias de higiene en áreas médica, dormitorios, comedores y cocinas, de comunicación con el exterior y en las zonas recreativas, así como en la comida que se les da a los internos.

También se observaron problemas en la separación de reos hombres y mujeres, en la supervisión por parte de los directores de los centros, y en los programas de atención de incidentes violentos y de prevención de violaciones a los derechos humanos.

San Pedro Cholula también sale reprobado

Otro de los cambios que se hicieron en el reporte más reciente de la CNDH es que se integró la cárcel de San Pedro Cholula como un centro de jurisdicción estatal, recibiendo una calificación de 6.12 puntos, lo que la pone como la peor calificada, aunque no hay mucha diferencia con respecto al cereso de Tehuacán, el cual tuvo 6.16 puntos.

Un aspecto que llama la atención es que si bien en todas las cárceles se detectó sobrepoblación, este representa sólo un factor de riesgo en las cárceles de San Pedro Cholula y de Puebla, pues estas dos además son las únicas que tienen condiciones de autogobierno por parte de los internos y actividades ilícitas.

Este par de cárceles también coincidieron en problemas de hacinamiento, instalaciones inadecuadas y no cumplen con los requerimientos de higiene en áreas médicas, de cocina, comedor, dormitorios, de comunicación con el exterior, talleres y recreativas.

Ya en el caso particular de San Pedro se señaló la ausencia de programas de prevención y atención de incidentes violentos al interior de las instalaciones y de violaciones de derechos humanos y la denuncia de las mismas.

Por el contrario, la cárcel de Tepexi de Rodríguez obtuvo 8.30 de calificación, quedando entre las mejores a nivel nacional, pues sólo se le observaron cuestiones como insuficiencia en los procesos de presentación de quejas por posibles violaciones de derechos humanos y falta de higiene en las áreas de ingreso y dormitorios.

 

CALIFICACIONES

 

*Estatales

Centro de Reinserción Social de Puebla: 6.94

Centro de Reinserción Social de Tehuacán: 6.16

Centro de Reinserción Social de Tepexi de Rodríguez: 8.30

Centro de Reinserción Social de Ciudad Serdán: 7.42

Centro de Reinserción Social de San Pedro Cholula: 6.12

 

*Municipales

Centro de Reinserción Social de Teziutlán: 5.54

Centro de Reinserción Social de Huejotzingo: 4.47

Centro de Reinserción Social de Zacapoaxtla: 6.19

Centro de Reinserción Social de Zacatlán: 5.60

Centro de Reinserción Social de Atlixco: 4.04

Centro de Reinserción Social de Izúcar de Matamoros: 5.01

Centro de Reinserción Social de Tepeaca: 5.86

Centro de Reinserción Social de Acatlán de Osorio: 4.88

Centro de Reinserción Social de Xicotepec de Juárez: 5.28

Centro de Reinserción Social de Tepeaca: 5.53

About The Author

Related posts