19-06-2018 01:45:59 AM

La delincuencia ya rebasó –hace mucho- a las autoridades

Por Rodolfo Rivera Pacheco

No cumple ni dos meses de gestión y el Gobierno de Antonio Gali está más que rebasado por la ola delincuencial que vivimos ya cotidianamente los poblanos de la capital y de todos los Municipios del Estado. Y no creo que en los 18 meses que le quedan a esta corta administración estatal se pueda lograr algo para mejorar lo anterior. Por el contrario, creo que las cosas pueden empeorar.

Los videos y fotos en las redes sociales –el nuevo medio para enterarnos de la realidad en Puebla, ante el servilismo abyecto de la mayoría de medios tradicionales- son contundentes y escalofriantes.

Dos o tres sujetos armados entran a restaurantes y asaltan con la mayor impunidad a los comensales, que aterrorizados e impotentes entregan todas sus pertenencias ante las amenazas –ya a menudo cumplidas- de disparar por parte de los malditos rateros.

Comercios, ranchos y empresas de todo tipo son asaltados con violencia todos los días. En otros los delincuentes entran en las noches haciendo boquetes o forzando cerraduras.

gali31ago

Autobuses y camionetas de transporte público son abordadas por bandas de rateros y despojan de lo que pueden a todos los pasajeros. Ha habido muertos y heridos que intentan defenderse o impedir el robo de lo poco que traen o el celular barato que portan.

Bandas bien organizadas a bordo de motocicletas siguen a cuentahabientes que hacen retiros de los bancos y a balazos los obligan a entregar el efectivo. Ha habido ya varias balaceras, muertos y heridos por este tipo de asaltos. Ocurren varios cada día en cualquier punto de la capital y otros Municipios importantes del Estado.

Rateros asaltan a transeúntes con total tranquilidad en el Centro Histórico de Puebla. Todo mundo sabe las calles y cómo roban a mujeres sus cadenas, bolsas o aretes; o a jóvenes su celulares o sus carteras. Hay policías que caminan por ahí y patrullas que circulan por esas calles y no hacen absolutamente nada. Todo mundo sabe que en muchas ocasiones son cómplices y defienden la huida de los raterillos.

Como en la Ciudad de México, ya hay peligrosos cruceros donde por el tráfico vehicular, grupos de asaltantes pistola en mano obligan a conductores –las favoritas son las señoras- a entregar celulares, bolsas o carteras ante la amenaza de abrir fuego. Ya lo han hecho y han asesinado o herido a conductores.

Los robos a casas habitación aún de fraccionamientos privados y supuestamente con vigilancia privada son ya cosa común en Puebla y los principales municipios conurbados de la capital. Cuautlancingo y San Andrés Cholula están ya en manos de la delincuencia. Hay robos y asaltos absolutamente todos los días. Los antros de San Andrés venden droga y/o alcohol adulterado a menores de edad ante la clara complacencia del gobierno municipal.

En los últimos meses también han proliferado los asaltos a pasajeros de autobuses foráneos en las carreteras que unen a Puebla con otros Estados y con los Municipios del interior con el mismo modus operandi: Sujetos armados abordan los autobuses y a medio trayecto sacan sus armas y roban todo lo que pueden a los que van a bordo. También ya ha habido balaceras, muertos y heridos. Los robos a camiones de carga también son cosa común en las carreteras de Puebla, según lo han denunciado una y otra vez los dueños de empresas transportistas.

El robo de vehículos y de autopartes está completamente descontrolado. Todos los días hay fotos y denuncias en las redes sobre vehículos desvalijados, sin llantas, sin parrillas, sin espejos y videos de cristalazos en céntricas colonias de la capital. A todos nos han robado algo de nuestro automóvil, es un hecho. Según la organización de denuncia social “Semáforo Delictivo”, el robo de autopartes y de vehículos así como los robos a casas y comercios han crecido en forma alarmante los primeros dos meses de 2017 (crecimientos que rebasan el 80% con respecto a años pasados).

Y por supuesto la joya de la corona, el robo a ductos de PEMEX, mejor conocidos sus protagonistas como “Huachicoleros”, ha encontrado en Puebla el paraíso, convirtiendo a ese ilícito en el negocio más rentable, incluso por encima del narcotráfico. Puebla es el Estado del país donde más se han encontrado tomas clandestinas en los últimos dos o tres años. El negocio es de miles de millones de pesos y sabemos que están involucrados en él autoridades de todos los niveles y jefes policíacos que han sido sorprendidos in fraganti protegiendo a los delincuentes. Pueblos enteros están ya inmiscuidos en el enorme negocio del robo y distribución ilícita de combustible.

Ante todo el aterrador panorama descrito, la pregunta es: ¿Y el Gobierno?

Total y absolutamente rebasado e incapaz de resolver el alarmante problema, percibido por los poblanos en TODAS las encuestas como el principal en Puebla. Los poblanos ya NO aguantamos más.

En campaña –como siempre- Antonio Gali prometió que resolvería y combatiría la inseguridad y delincuencia como nadie lo había hecho jamás. Los resultados son totalmente distintos.

El terrible spot televisivo panista de que el Estado de México está sumido en la inseguridad (del ratero encapuchado a bordo de un transporte público) muy bien lo podría aplicar en la Puebla panista el simpático y siempre implacable Ricardo Anaya.

Porque por supuesto el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas es un lapso perdido en ese tema: Jamás le interesó dar prioridad al combate a la inseguridad, siempre prefirió gastar miles de millones en tarugadas, obras inútiles y en su campaña personal proselitista, mientras Puebla se hundía en manos de la delincuencia (de la que sus Jefes de Policía fueron cómplices, como todos sabemos).

¿Gali Fayad hace o hará algo distinto?

Lo dudo demasiado.

Al parecer está más preocupado en tener contento a su ¿ex? Jefe y en arreglar todo para que la esposa de éste llegue a la candidatura panista por la Gubernatura (si es que el CEN blanquiazul lo permite, claro) y que uno de sus vástagos sea candidato a Diputado o Senador por el PRD o PAN o por quien se deje. Y desde luego en lograr que los escasos meses que le quedan en el Gobierno de Puebla sean redituables… en todos los aspectos.

Mientras a los poblanos que nos lleve el carajo.

Que cada quien se cuide solo. La autoridad tiene cosas más importantes qué hacer.

Eso sí, la gente está registrando puntualmente todo lo que está ocurriendo. El voto de castigo a los indolentes también será puntual. Ya se está reflejando en las encuestas, las ventajas tan grandes y cacareadas se han reducido notablemente en los primeros meses de este año… lo sé, lo saben… lo sabemos.

okrodo

About The Author

Related posts