21-11-2019 09:43:47 PM

Partidos: estructuras cupulares

Por: Valentín Varillas

Muérase de risa cuando un partido político le venda que es ejemplo de democracia.

¿Se dio cuenta cómo se ha dado el proceso de selección de candidatos para la elección de junio próximo?

Dedazos descarados en donde los intereses personales o de grupo se impusieron a rajatabla y sobre cualquier otro punto de vista y opinión.

Para lograrlo, recurrieron a todo: desde la compra de conciencias, la subasta de cargos e imposiciones, hasta las acciones de coerción o las amenazas cantadas.

¿Es ese el concepto de democracia que entienden?

En el PAN, la voluntad del gobernador Moreno Valle se impuso sobre cualquier otra cosa.

Ya con una estructura partidista a modo, amarrar la candidatura de Tony Gali fue una cuestión de mero trámite.

Nadie dijo nada, nadie protestó.

El panismo tradicional tragó amargo y prefirió no hacer acto de presencia en las actividades de registro y unción del exalcalde, antes de manifestarse públicamente contra la nominación.

Y es que hay miedo, mucho miedo.

Sabedores de que éste no anda en burro, conocen de la existencia de comprometedores expedientes que pueden ser utilizados en su contra en caso de rebeldía.

boleta1

Muy democrático el asunto.

Para colmo, sumaron a una alianza a partidos políticos incapaces de darle forma a una plataforma electoral seria, que pudiera aportar opciones al electorado local y que, como auténticos borregos, avalaron con la cabeza gacha la cupular orden de avalar al candidato que se les impuso.

¿Y qué me dice del PRI?

Un proceso simulado en donde se trabajó horas extras para afinar la entrega de premios de consolación a legítimos aspirantes, para al final lograr un solo registro.

El regalo de posiciones a cambio de la docilidad, sin revisar siquiera que los beneficiarios de semejante lotería sean los perfiles más adecuados para desempeñar esos cargos.

Se atreven todavía a llamar “abierta” a semejante simulación.

Blanca puede ser la candidata más competitiva en términos de rentabilidad electoral, pero la forma en la cual amarró la nominación no puede, ni de chiste, calificarse como democrática.

En el PRD, la intromisión descarada del morenovallismo y la falta de organización real del resto de las tribus, ha orillado a que la decisión final la tome el Comité Ejecutivo Nacional.

Centralismo puro.

Al más viejo estilo.

El dedazo será responsabilidad de un grupo ajeno a la realidad poblana y a las necesidades del partido en la entidad.

Peor, imposible.

Y por último Morena, la supuesta nueva opción en la política poblana.

Los que en teoría harían las cosas de manera diferente.

Ahí, únicamente la voz de un solo individuo cuenta.

Lo que dice López Obrador es ley y nadie se atreve a contradecirlo.

Es el equivalente secular al principio de infalibilidad papal, tan socorrido por la Iglesia católica para justificar la falta de democracia en la vida interna de la apostólica y romana.

El Peje sube y baja perfiles, apoya y defenestra a placer y, por supuesto, decide candidatos bajo criterios que son hasta la fecha un misterio impenetrable en la vida de Morena y que ni siquiera pueden ser cuestionados por su grey.

Igualito que en los partidos de siempre.

Lo paradójico del caso es que, todos éstos, son los mismos que le exigen a la autoridad electoral condiciones de estricta igualdad en el desarrollo de la contienda electoral.

Son los que nos piden a los ciudadanos tener una participación activa y salir a votar en aras de fortalecer a nuestra democracia.

¿Y ellos?

¿Cuándo empiezan a predicar con el ejemplo?

abajovale

About The Author

Related posts