21-11-2019 09:42:42 PM

Ganar la percepción

Por: Valentín Varillas

Los estrategas electorales del morenovallismo lo tienen muy claro: si ganan desde el principio el juego de la percepción, tendrán una importante ventaja que podría ser fundamental en la consecución del triunfo en la elección de junio próximo.

De ahí la -para algunos- inexplicable intensidad con la que ha iniciado este proceso.

El golpeteo en contra de Blanca Alcalá ha sido constante, inmisericorde.

Los temas, sin duda, polémicos.

Jugarse de inicio y no guardar para el final la carta de la relación de la priista con Mario Marín, buscó generar en el electorado un brutal y cuasi-unánime repudio social.

La estrategia funcionó.

Priístas, con motivo del informe de JCEn los días previos a su unción como candidata, Blanca tuvo que salir a dar constantes explicaciones sobre el tema, intentó sin éxito y por todos los medios desmarcarse de la imagen del exgobernador, se lió a tuitazos con Lydia Cacho, la víctima principal del affair Marín-Kamel, para al final del día tener que recular y optar por esconder al “innombrable” en el evento más importante de su campaña, hasta ahora.

Alcalá se metió al terreno al que la querían llevar sus adversarios políticos y cayó redondita.

Ni las manos metió.

La priista se volvió reactiva, no proactiva y perdió el control de su agenda y temas prioritarios.

Hoy, lo llevan sus enemigos.

Peor, imposible.

En esta lógica de ganar en el terreno de la percepción, se inserta el tema de la conformación de la alianza con la que Tony Gali competir para amarrar la continuidad del actual régimen.

Más allá de lo que realmente puedan aportar los partidos que la conforman, en el imaginario colectivo del votante potencial, impacta el hecho de que existan cinco de ellos apoyando al candidato y no solo dos como en el caso de Blanca.

El asunto podría parecer menor, pero no lo es.

Estudiosos del fenómeno electoral aseguran que dentro del comportamiento del elector volátil, -el que no ha decidido todavía por quién votar y que sin duda definirá el proceso poblano- existe un aspecto muy interesante: al final se decanta por la opción que aparenta tener más posibilidades de triunfar.

En política, por lo menos, a los indecisos les gusta ir con el ganador y sentir que su voto abonó a la obtención de la victoria.

Además, sume el hecho de que, por disposiciones de la ley electoral, la imagen y nombre de Gali aparecerán cinco veces en la boleta electoral, lo cual en términos de la propaganda subliminal representa una ventaja adicional.

Es pronto, por supuesto, para concluir que todo lo expuesto aquí es un indicador claro y contundente de quién despachará en Casa Puebla a partir del primer día de febrero de 2017.

Faltan meses y meses de contienda, descalificaciones, guerra sucia y demás.

Muchas cosas van a pasar en ese tiempo.

Sin embargo, si ésta fuera una pelea de box, los primeros rounds irían, sin duda, para el candidato oficial.

Y por madriza.

abajovale

About The Author

Related posts