Enfrentar al presidente

Por: Valentín Varillas

El gobernador Moreno Valle y su círculo más íntimo, a partir de la llegada del grupo de Enrique Peña Nieto a Los Pinos, han manejado una máxima que por más de tres años de coexistencia han llevado escrupulosamente a la práctica: “no enfrentar, bajo ninguna circunstancia, al presidente”.

Hacerlo –en base esta filosofía y en su muy particular óptica- sería, usando sus propios términos: “una locura” o bien, “un suicidio político”.

Recurren sistemáticamente al caso de Javier Duarte, gobernador de Veracruz, quien cavó su propia tumba al no entender el peso real que tienen las jerarquías al momento de ejercer el poder y quien podría inclusive pisar la cárcel en los próximos días.

Sin embargo, por lo menos en el ámbito la percepción, pareciera que estas reglas no escritas que han normado la relación entre niveles de gobierno se han modificado en Puebla de manera radical.

Hoy, por primer vez, vemos y oímos cosas inéditas, novedosas, que son de llamar la atención.

Los primeros ejemplos se dieron en el plano discursivo, en donde el propio gobernador Moreno Valle ha dado un viraje importante.

Inauguración Bulevard  Industria  Automotriz e inauguración de

Al hacer uso de la palabra en distintos actos públicos, el mandatario ha cuestionado abiertamente la política económica ensayada por el gobierno federal y resaltado aspectos negativos que impactan fuerte como la depreciación de la moneda mexicana y el bajo costo del barril del petróleo.

Impensable hace algún tiempo, cuando desde la presidencia de la Conago, el poblano invitaba a todos los gobernadores del país a dejar a un lado diferencias ideológicas para apoyar la aprobación de las reformas estructurales que en ese momento se discutían en el Congreso federal.

Jamás había existido siquiera una crítica velada -ya no digamos a una política pública o decisión aprobada desde Los Pinos- sino a la complicada realidad nacional que se vive en asuntos como la seguridad o la misma economía.

Raro, muy raro.

A la par, los cuestionamientos en torno al manejo de los recursos públicos en el sexenio morenovallista han tenido una muy amplia y ala vez sospechosa cobertura mediática nacional.

Periódicos, portales digitales y columnistas, además de los programas estelares de noticias en las principales estaciones de radio, se han sumado entusiastas a repercutir un tema que afecta directamente a la imagen del gobierno estatal y a la de Moreno Valle como aspirante a la candidatura presidencial.

La estrategia de Manlio Fabio, quien de viva voz cuestionaba abiertamente en el programa de Ciro Gómez Leyva la opacidad mostrada en el gasto público poblano, parece que va viento en popa y ha encontrado todas las facilidades para que tenga la resonancia necesaria para impactar en el imaginario colectivo nacional.

¿Qué habrá pasado?

Lo que vemos ahora, ¿tendrá relación con la reciente visita de Luis Videgaray a Puebla?

Asistentes a la comida en casa del empresario Gilberto Marín, califican el ambiente que se vivió en el evento como “respetuoso, pero frío”.

Después, el gobernador y el Secretario de Hacienda tuvieron la oportunidad de platicar en privado por más de media hora.

¿De qué hablaron?

¿Se puso el tema electoral sobre la mesa?

¿Y el de los recursos federales para Puebla?

Llamó la atención también que, después del encuentro, se hayan dado a conocer las recientes observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación al gasto público poblano, que alcanzan los mil 440 millones de pesos.

¿Y qué me dice del tema de las alianzas?

Como patada en el segundo tercio del cuerpo cayó en el gobierno de la República el hecho de que el PANAL y el PT, partidos que consideraban ya amarrados para ir con el PRI, hayan decidido al final abonar a los intereses electorales de Moreno Valle.

Lo curioso es que esto apenas comienza.

Si todo lo anterior son indicadores reales de que la luna de miel Peña Nieto-Rafael ha terminado, muchas cosas y muy interesantes estarán sucediendo en los días que preceden al 5 de junio.

Si efectivamente llegó el momento en que los intereses de ambos son ya irreconciliables, la lucha de titanes será de antología.

Habrá que comprar las infaltables palomitas.

abajovale

About The Author

Related posts