Acéfala delegación Profepa

balance41

Sí se alimenta a los 240 ejemplares, pero estos continúan hacinados desde que el 23 de febrero la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) intervino el zoológico “El Club de los Animalitos”, propiedad del diputado local panista Sergio Gómez Olivier En el lugar hay 240 animales, de los que 101 fueron “asegurados de manera precautoria” porque están en un espacio reducido, maltratados; además no fue acreditada la procedencia legal de nueve de ellos.

Durante dos ocasiones los pobladores de Tehuacán han evitado la intervención de la Profepa para sacar a los animales y trasladarlos a un lugar donde puedan estar en mejores condiciones de espacio, alimentación y atención médica.

Los argumentos de los habitantes han sido:“Dejen a los animales”; “Los niños de Tehuacán pedimos nos dejen a nuestros animales”; en tanto que el diputado panista solo ha señalado públicamente que por “intereses políticos” le quieren despojar de “su zoológico”.

Los habitantes no reconocen el derecho de los animales a vivir en condiciones aceptables; no reconocenlas precarias condiciones en las que durante años han estado desde aves, reptiles hasta grandes felinos.

Las manifestaciones son para mantener solo un lugar de entretenimiento y no en bien de los animales.

¿Quieren un zoológico? Entonces ¿por qué no demandan al dueño a que construya mejores instalaciones? ¿Por qué el gobierno -en este caso Profepa o el municipio de Tehuacán- tiene que hacerse cargo para construir un zoológico y mantenerlo?

Mientras, el diputado Sergio Gómez se asume como víctima cuando en los hechos –hasta ahora- es el único responsable de las lamentables condiciones en que están los animales.

Gómez Olivier aceptó ante la Profepa que no está en posibilidades de cumplir con las medidas que le aplicó la autoridad; pero tampoco quiere entregar los ejemplares hasta “que no exista un sitio que pueda albergarlos” en Tehuacán en ningún otro lado.

Resulta incomprensible que Gómez Olivier ponga condiciones cuando claramente ha violado la ley ambiental.

El asunto está a cargo de las oficinas centrales del Profepa, concretamente del subprocurador de Recursos naturales, Alejandro del Mazo Maza.

Se dice que el problema nunca fue responsabilidad directa de la delegación en Puebla, sino que desde un principio está en manos del subprocurador.

Coincidente y curiosamente desde el 5 de marzo está acéfala la delegación de la Profepa en Puebla, pues Alma Luz Arzaluz Alonso renunció el cargo que desempeñaba desde 2013 para atender “asuntos” de su partido el Verde Ecologista.

Una vez másArzaluz Alonso no termina sus funciones en un cargo. Así ha sido su trayectoria administrativa y legislativa, las más de las veces no concluye el cargo para el que fue designada o elegida.

Se le conoce públicamente a principios de este siglo cuando es designada Presidenta del Comité Estatal del Partido Verde (PVE) en el estado de Tlaxcala, y de ahí logra postularse en 2003 como candidata a diputada federal suplente por Tlaxcala; luego es diputada federal suplente (de Pablo Escudero) por el Distrito Federal en 2009-2012, aunque no rinde protesta, esto último le permite ser electa diputada local en Tlaxcala en la LX Legislatura de 2010 a 2011, tampoco termina su cargo como diputada porque brinca al gobierno como Coordinadora general de Ecología de Tlaxcala, y de ahí otra vez brinca al gobierno federal para ser designada Delegada de la Profepa en Puebla.

Aunque Alma Arzaluz se ostenta como licenciada (nunca dice en qué), lo cierto es que no tiene Cédula Profesional,según se pudo comprobar en el portal de la SEP. Por consiguiente no concluyó sus estudios de Diseño y Publicidad en Moda o en Mercadotecnia y Publicidad, que son las dos únicas carreras que imparte la Universidad J. Klein, institución privada que opera en la colonia del Valle en el DF.

Incluso, Arzaluz es conocida como la “senadora por un día”, porque el 14 de mayo de 2014 rindió protesta en el Senado para votar las leyes electorales, ya que es senadora suplente de Ninfa Clara Salinas Sada. En esa ocasión la titular solicitó licencia por 10 días y dejó en el cargo a Arzaluz. Hay crónicas periodísticas sobre su paso de tres minutos en la tribuna senatorial para votar a favor de la reforma electoral.

Y así, con varios asuntos pendientes en Puebla en materia ecológica, con apenas un año en el cargo Alma Lucía Arzaluz deja el cargo y se va para atender los “complejos” asuntos de su partido en un año electoral.

De hecho, en su cuenta de twitter desde principios de marzo en su perfil se puede leer: “Exdelegada federal Profepa Puebla; Excoordinadora de Ecología Tlaxcala, Exdiputada Local del estado de Tlaxcala”.

Los problemas de contaminación en ríos, la operación de mineras, empresas que contaminan y demás asuntos son atendidos parcialmente por el personal de la delegación en Puebla, mientras en el centro del país se deciden a nombrar a un delegado.

En el caso concreto del zoológico de Tehuacán, durante 14 años hubo omisión por parte de la autoridad federal, pues en ese tiempo no supervisó adecuadamente el lugar o se hizo de la vista gorda,con lo cual propició el hacinamiento y maltrato  a los animales.

Desde 2013 hubo quejas en contra de Gómez Olivier por las malas condiciones en las que estaban los animales, la inseguridad para los visitantes, además de malos olores que padecen los vecinos, pero no hubo acción de la autoridad sino hasta febrero de 2015.

El diputado panista ya perdió el amparo, de acuerdo a la sentencia del Juzgado Sexto de Distrito en el estado de Puebla, y con ello se le dio la razón a laProfepa para intervenir el zoológico y decomisar a los animales.

La queja y clausura del recinto no han modificado la situación tigres, jaguares, leones, pumas, leopardos, osos, antílopes, apaches, monos, diversas aves exóticas, búfalos ponis, cebras, y demás ejemplares.

Entre más tiempo pase más se deteriorará el estado de las decenas de animales.

Uno no quiere perder su propiedad, puesto que ha invertido en la compra o venta de ejemplares; otros tampoco quieren perder su entretenimiento sin importar la salud de los animales; y otros más están inmersos en estira y afloja por intereses políticos y económicos.

Por el “capricho” de una persona se permitió acopiar (no se puede calificar de otra forma) a tantos animales de vida silvestre, y ahora es el gobierno el que debe cargar con este problema y resolvérselo a una persona que procedió con irresponsabilidad.

abajosoco

About The Author

Related posts