Solo yo, y estas ganas que me dan al no tenerte

Cada noche te apoderas de mi mente.

Ahí permaneces por momentos.

Sin atreverte a entrar.

Tengo que lanzar cuchillos a la luna para atraerte a mí.  Solo así, entras por la puerta de mis piernas que dejo abierta para ti.

Habitas en mi imaginación y te seduzco para hacerte real.

En esta soledad que me consume. Juego con tu imagen y lubrico tu nombre letra a letra.

Las sábanas humedecidas nos reciben. Y nos envuelven al calor de dos cuerpos incompletos.

Te veo en posición erecta. Mientras dejo al descubierto mi culo sediento para que lo hagas tuyo.

Me entrego al placer de cada noche. Solo tengo mis dedos y mis manos para amarme y esa imagen tuya, con esa sonrisa carcomida por el tiempo.

Mi cuerpo arqueado te recibe. Mis senos son magnolias apagadas con las ansias. Mi lluvia es tuya. Y se queda en el pecado de la noche.

Mis pliegues guardan el polvo del olvido que se sacuden con cada orgasmo que le entrego a tu memoria.

Siento el palpitar de una vulva adolorida de tanta calentura.

Palabras que se dicen en voz alta.

Dedos y yemas juguetonas. Con esas ansias que da el no tenerte.

Jadeo sobre  tu ausencia y me corro nuevamente.

Mientras mis pezones te reclaman, mis jugos se aproximan a la luna.

Lanzado el grito del dolor en el hueco de esta boca. Que te extraña.

Que te imagina dentro de ella.

Pero también mi vulva y mi culo te reclaman.

A veces cuando te pienso…mis orgasmos son eternos y nuevamente me dejo correr en  todas tus ausencia.

About The Author

Related posts