Alfredo di Roma

Sí, se trata de un lugar elegante, al que asiste la que a sí misma se considera “la gente bonita de Puebla”, o sea lo “más pípiris de lo pípiris”. ¿A qué lugar nos referimos?

Alfredo di Roma es el afamado restaurante italiano que se encuentra en el interior del Hotel Presidente Intercontinental (antes Crown Plaza), cuya especialidad –y la historia del origen de ésta- le ha dado la vuelta al mundo desde que se creó en Italia: El Fettuccine  all’ Alfredo.

Es el lugar indicado para deleitar tanto el paladar como el oído, escuchando la maravillosa voz de la soprano que ambienta de manera extraordinaria cualquier velada. Su delicada y, a la vez, potente voz inunda magistralmente todo el salón mientras ella lo recorre de un lado a otro en compañía de los acordes de una virtuosa guitarra. La acústica del restaurante realmente permite disfrutar de la música; la estratégica ubicación de las bocinas añade puntos extras a la sonoridad.

En la carta encontrará deliciosos antipastos, pastas, pescados y carnes, y, por supuesto, una muy extensa variedad de vinos. Puede preguntar al sommelier qué es lo mejor para maridar sus alimentos o escoger lo que le apetezca de la carta. Si acepta la recomendación de este humilde tragoncito, pida una copa del espumoso y dulce Asti ($120) .

Para empezar, qué le parece el Prosciutto di Langhirano e Melone di Cantalupo ($174) como una entrada ligera para compartir. Como es sabido, los sabores frescos y frutales son el balance perfecto para el prosciutto, así que le aseguro que no hay pierde en esta combinación.

A continuación le sugiero la crema de hongos ($74), que viene acompañada por crutones con un ligerísimo toque de pesto.

 Además del famosísimo fettuccine  all’ Alfredo (el cual hay que pedir con extra queso para gozarlo de verdad), el Tagliolini Piccanti ($160), que viene con camarones, calabacitas, champiñones, jitomate cherry y chile de árbol, resulta otra buena opción si lo que se le antoja es la pasta.

El Pesce Spada al Limone ($177) viene acompañado de papa, y aunque el pescado estaba en su punto, tierno y jugoso, tristemente en esta ocasión la papa no se encontraba muy bien cocida.

Sin embargo, a pesar de este inconveniente Alfredo di Roma es una excelente alternativa para disfrutar de la gastronomía italiana. Sus platillos cuentan con ingredientes de altísima calidad, muchos de los cuales son traídos desde el viejo continente.

Extra: hay un cobro por cubierto de $20, y si no está hospedado, el estacionamiento le cuesta $30.

Buen provecho.

About The Author

Related posts