Susana, la niña bien

SEGUNDA PARTE

La “Nena Bien” se veía riquísima mamando, casi a la fuerza él la puso de pié y levantó un poco su vestido, bajándole su pantaleta hasta las rodillas, la empinó y tras una breve resistencia de ella se la metió por atrás, haciéndola gritar… podíamos ver sus piernas separadas con su bombacha estirada un poco debajo de sus rodillas, el chaval le sacó los pechos y se los comenzó a masajear desesperadamente, ella comenzó a gemir mas fuerte.

 

Cuando estos gemidos entraron por nuestros oídos, la reacción fue general, antes de que pudiera sugerir algo, la mano derecha de Susana se encontraban sobre mi bragueta y su izquierda sobre la de Manuel.

 

– Sáquensela (nos suplicó) y acercándose a mí me susurró:”Enséñamela”Apenas sin perder de vista a la pareja que espiábamos, bajo su mirada, tomó mi pene en su mano, me miró a los ojos y me lanzó un beso. Comenzó a masturbarnos a los dos mientras veíamos fornicar a los jóvenes, que no habían cambiado de posición, pero ahora era ella la que dominaba la situación, había recargado a su macho en un auto y se daba unos ricos sentones sobre su verga, mientras él le acariciaba acompasadamente las suaves tetas.

 

Yo podía sentir como la mano de Susy se iba cubriendo con mi lubricante haciendo más placentera la masturbación. Las manos de nosotros no descansaban, mientras yo estimulaba con mis dedos su vagina, Manuel había mojado su dedo medio y se lo clavaba en el ano a Susy. El chico le quitó el vestido a la “Nena Bien” y la levantó en vilo dejándola caer poco a poco sobre su miembro, la nena comenzó textualmente a aullar.

– ¡Que rico! ¡No pares! ¡métemela toda hasta los huevos! (gemía la chica) Cuando menos lo esperábamos, dos tipos grandes llegaron junto a los muchachos, que se separaron, nosotros también nos paralizamos. Por la familiaridad con que hablaron comprendí que se trataba de dos amigos del chico.

 

– Muy bien, que bueno que llegaron, ahora Estela les va a mamar la verga a los dos. – – ¡estás loco! (dijo ella) – – ¡Que se las vas a mamar! ¡ahora! Y quiero que se vengan en tu boca. Dicho esto la obligó (con poca resistencia de ella) a ponerse en cuclillas y los chicos se acercaron.

 

– ¡Son unos perros!… Dijo ella mientras obedecía la orden y les bajaba los pantalones a los muchachones, que cuando sintieron sus penes liberados, los acercaron a la boca de ella que comenzó a mamar con deleite. ¡perros cabrones! decía mientras mamaba cada vez con más placer…

 

El primer chico le hizo levantar el trasero y se la volvió a empujar por detrás, mientras ella daba cuenta de las vergas de los otros dos con la boca. Era increíble ver a una chica tan delicada haciendo el trabajo que estaba realizando… ¡y de la manera!.

 

– Así… Así…métemela toda, métanmela en la boca…Hummmmmm…Miguel y yo recorríamos a Susy por todos lados, acariciando sus pechos, piernas y nalgas, sin dejar de poner atención a los muchachos. Finalmente, Manuel se acomodó detrás de Susy e introdujo su verga despacio, abriendo sus paredes vaginales suavemente, lubricando su verga conforme iba entrando. Ella se agachó y se metió mi verga en la boca muy tibia y húmeda. Los chicos comenzaron a rolarse para cogerse a la niña, mientras yo seguía fornicando la boca y la cara de mi amiga y ella recibía el caliente semen de Manuel por primera vez en la noche. Sentí entonces un deseo incontrolable de que la Nena me la mamara, quería deslizar mi verga dentro de su boquita, y ver esa carita de ángel mamando mi polla… levanté a Susy, y le dije que quería verla con los chicos: “¿quieres coger con ellos?”, “Quiero sus tres vergas para ti sola, como ella” – Ohhh, si, sii. – – Llámalos (le ordené) – – Chicos, necesito su ayuda (pidió ella), saliendo de nuestro escondite con la mini en su lugar y los pechos descubiertos, ¿podemos compartir? Dándome la mano nos acercamos a ellos.

El líder de los chicos se separó de la niña bien y sonrió con deseo a Susy, se acercó y ella le tendió los brazos uniéndose en un suave beso “me has excitado mucho con tu novia” – ” No es mi novia” – – Da igual, ¿puede mi amigo unirse a ustedes? – – Si tú te quedas conmigo tu amigo puede hacer lo que quiera. – – (Susy se acercó a su oído y le dijo): ¡Cójanme entre los tres!La nena, al ver a Susana dando su lengua al chico le grito: – ¡no te atrevas a hacer nada con ella! ¡no te la cojas!

 

Nos repartimos dos y dos, yo acerque mi verga a la cara de la Nena pues estaba urgido de correrme en su boca. Ella comenzó a chupar golosamente, pero distaba mucho de ser una experta. A mi amiga la tenían igual, con un miembro en la boca y otro por detrás, miré al compañero que fornicaba conmigo y le dije “méteselo a mi novia por el culo” , en lo cual estuvo de acuerdo, y separándose de mi “niña bien” se acercó a Susy y le susurro algo al oído, ella dijo “Si” con la cabeza varias veces y entonces uno de los chicos se tendió en el suelo con su miembro apuntando al techo, sobre el cual se dejó caer Susana, los otros dos chicos acercaron sus penes erectos para que les hiciera una doble felación, lo cual realizó con sumo placer.

Ante lo anterior la “Nena Bien” quedó sólo para mi, la tomé en mis brazos y la tendí sobre un cofre separé sus piernas y comencé a bombearla sabrosamente mientras chupaba sus pechos. Me excitó enormemente su cara angelical, diciendo obscenidades y pidiendo más verga, por lo cual le pedí que se metiera mi verga en la boca de nuevo y comencé a fornicarla así.

 

Susana seguía cabalgando a uno de los chicos y mamando la verga de otro cabrón, mientras que el tercero se preparaba para dejársela ir por el ano.

 

– Aahh! Aahh!, despacio papi, me partes, ¡la tienes muy grande! – – Como tu mandes amor, tómala poco a poco… – – Ughhh, aahhh, asiii…El último chico acabó de meter su polla por el ano de mi amiga y la bombeaba cada vez con más fuerza, de pronto empujó y descargó su caliente leche dentro del culo de Susy, que se estremeció con la sensación.

Al parecer el chico que estaba tendido en el suelo también había terminado ya, Susana se levantó y le pidió al “líder” que la fornicara… se recostó abriendo sus piernas, llamando al chico obscenamente, mostrándole lascivamente su lengua recorriendo sus labios, tocándose los senos y la panocha para excitarlo… el tipo ya no alcanzó a penetrarla, ni siquiera lo intentó. Manteniéndose de pie, se masturbó sobre ella… después de un par de meneadas su miembro comenzó a escupir sobre el ombligo, pechos, cuello y mejillas de Susana, ella le ayudó a terminar gimiendo y esparciendo el semen que él se vaciaba sobre su cuerpo.

 

La “Nena Bien” aumentó la velocidad de su felación y Susy viendo que me encontraba cerca del fin se acercó a mí, abrió mi camisa y pasó varias veces su lengua por mis pezones, me besó el cuello y se acercó para decirme “quiero que la llenes de leche” , “llena su boca de semen”… “arrójalo también en su cara”… al decir esto se arrodilló junto a la Nena y juntas me chuparon los huevos y me hicieron terminar con sus bocas… cumplí mi deseo y el primer disparo lo solté en el interior de la boca de la Nena, que al sentir que retiraba mi verga de sus labios abrió aún más su hermosa boca y sacó su lengua para capturar mi semen, que se estrellaba en sus mejillas… después mi polla siguió descargándose en la cara, el pelo y los pechos de este ángel depravado… las dos hembras terminaron besándose y compartiendo mi semen en sus bocas.

Antes de despedirnos, Susana comentó a la “Nena Bien”: – Tu novio es muy impulsivo, deberás tener cuidado con él… hay que enseñarle muchas cosas… – – No es mi novio… es mi medio hermano. – – ….

Nos despedimos y Susana y yo nos dirigimos a Manuel que acababa de recuperarse pero era demasiado tarde para emparejarse. Así que por insistencia de él continuamos con la parranda… Aquí yo tomé el mando de la excursión, pasaba de la media noche y la parranda ya era oficial, conocía el lugar ideal. Hice una llamada telefónica y regresé con mis amigos. “Tenemos lista una reservación”.

Llegamos sin contratiempo, pues estábamos relativamente cerca del “Bar”. Al entrar los ojos de Susy y Miguel se abrieron ante el espectáculo… conforme avanzábamos a nuestra mesa, eróticas imágenes de ensueño llamaban nuestra atención alrededor nuestro: chicas guapísimas atendían a los clientes con devoción y talento, si señor… Teniendo para escoger, por aquí ofrecían una cabalgata fuera de serie, allá le chupaban los senos a una ricura rubia mientras esta emitía gemidos de placer, al otro lado una nena tetona mordía delicadamente la verga de su cliente por encima del pantalón, mientras otro cliente acariciaba su superculazo. Ordené una botella de Whisky. “Yo tomaré con ustedes de lo mismo” dijo Susy… (a estas alturas… como quieras… pensé).

 

Llevábamos unos 20 minutos en el “bar” cuando anunciaron a “Tracy”. Es costumbre que la chica baila dos piezas en pasarela, desnudándose en la segunda, por lo tanto con la primera canción bailan vestidas y pueden escoger los atuendos que según ellas las hagan ver más deseables a los clientes: Enfermeras, ejecutivas, colegialas, etc., sin embargo muchas veces cuando se quedan desnudas se rompe el encanto… debido a que desnuda no es tan exuberante como prometía… Tracy apareció en el fondo de la pasarela sin ningún atuendo de esta especie, solamente llevaba un pareo, tanga y zapatos de plataforma (de puta profesional), comenzó a caminar dejando que le precedieran al descubierto los senos mas hermosos que podría haber desarrollado mujer mortal alguna. La mayoría de los clientes se encontraban distraídos en otras cosas u otras chicas, de manera que conforme ella avanzaba por la pista, parecía que los clientes quedaban hechizados, dejando a todos convertidos en piedra (o por lo menos una parte muy identificable de nosotros quedaba como piedra).

 

No creo recordar a otra mujer que con su sola presencia causara tanta excitación, rápidamente llamé al mesero y le dí un billete para que la trajera en cuanto acabara su número, insistí que debía ser INMEDIATAMENTE. Esto sucedió antes de que los demás pudieran salir de su trance, ahora dependía de que el mesero fuera suficientemente eficiente. La mujer irradiaba sensualidad, con toda naturalidad llegó hasta el centro de la pista y ofreció un gran performance, uno de los mejores que he visto. Una chica con talento. En estos sitios es común encontrar chicas hermosas ó chicas con talento, pero una chica con ambas virtudes… es algo excepcional. Parecía casi irreal. La firmeza y la armonía en sus curvas. Parecía salida de algún cómic pornográfico obra de un verdadero artista, me recordó la obra de Belore. Luis, el mesero (que desde entonces se convirtió en mi amigo) no nos decepcionó, Tracy pasó a la ducha escénica, ofreciendo otro breve espectáculo, entró a cambiarse al camerino (en realidad el baño de damas) y salió radiante, con un atuendo similar que ahora incluía un brassiere de ensueño que hacía juego con su apareo y su tanga, entre decenas de solicitudes y aclamaciones se dirigió directamente a nuestra mesa.

– Hi, boys.. ¡and girl! ¿Como están?Me sorprendió bastante su pronunciación, parecía auténticamente norteamericana. Todos respondimos al saludo y la invitamos a sentarse.

 

– Hacía muchísimo que no me impresionaba como hoy (le confesé), ¡Qué show! – – ¿Te gustó? – – Me encantó – – ¿Quieres un baile personal? – – ClaroSe levanta y se sienta en mis piernas, comienza a desabotonarme la camisa, a acariciar mi pecho y se acerca a mi oído para preguntarme por Susy – ¿Is she your girlfriend or your friend’s? – – Mmm… es amiga mutua ¿te gusta? – – No. Me gustan los hombres, pero es guapa, es simpática – – ¿de donde eres? – – Santa Mónica, mis padres son de Tijuana, are you ready honny? – – Yeah. Mmm… ¿sabes algo? Las idea de venir aquí es de nuestra compañera, quiere vernos con otras chicas. – – Ok, I get it.

 

Comenzó el “table”… Tracy abrió mi camisa por completo y se inclinó para pasar su lengua por mi pecho, besando los pezones, dejando una rica marca de lápiz labial, cerrando sus ojos y mirando a Susy cuando los abría, entornándolos sensualmente. Tracy se puso de pié, quitándonos el aliento a todos los hombres alrededor, se contoneó al ritmo de la música por unos instantes al tiempo que se despojaba del pareo y del brassiere dejando libres sus impactantes tetas, las cuales tomó con sus manos y las acercó a mi cara golpeándome con ellas, para después dejar que se las mamara mientras pasaba sus manos por mi pelo y gemía al contacto de mi boca con sus pechos. En seguida me pidió que me separara un poco de la mesa, dio media vuelta para quedar de espaldas y se puso sobre sus palmas y rodillas levantando su culo para que yo pudiera ver el espectáculo más perfecto de la noche hasta ese momento, después de sus senos. Su rajita era preciosa, pero nada se comparaba con la perfección de su ano, inmaculado, perfecto, hipnotizante, suculento, coronado con una aureola color rosa. Ella comenzó a invitarme a que “fornicáramos”, acercándome su trasero, nos acoplamos en un simulacro de coito (cualquiera hubiera pensado que la tenía ensartada, ya que gemía y nos movíamos como si en realidad estuviéramos copulando), acto seguido Tracy giró 180 grados y todavía sobre sus rodillas comenzó a simular que mamaba mi pene… ¡mejor dicho: comenzó a metérselo en la boca sin quitarme el pantalón! Definió bien la posición del miembro con sus manos y lo metía y sacaba de su boca con gran oficio.

About The Author

Related posts