19-06-2018 01:30:27 AM

IP por la reagrupación

BALANCEFINANCIEROEmpatar el ejercicio de las presidencias en organismos empresariales de Puebla parece ser uno de los principales elementos que permitiría al sector privado poblano -en un corto plazo- reagruparse, alinearse y fortalecerse. Así presentaría un frente común ante cualquier situación que llegue a registrarse pero, sobre todo, ante el gobierno y evitar en lo posible el protagonismo permanente de un solo personaje.

Poner en sintonía los procesos de elección en cámaras y asociaciones locales permitiría que en las sesiones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) todos los miembros estén en igualdad de condiciones. Independientemente de cada directivo tenga su propio programa de trabajo para el organismo que representa, al menos no habría ya intereses creados en el CCE por parte de los que ya llevan uno o dos años como presidente.

La renovación sería completa e incluso la continuidad de algunos programas y acciones sería más fácil llevarlas a cabo. Incluso, hay empresarios con o sin cargo que están demandando que los lugares en la Comisión Ejecutiva del CCE sean rotadas, para que cámaras con peso económico o numerario tengan acceso a ella y no se mantengan personas que llevan años sin ser presidentes de nada.

Cabe recordar que los cambios político-económicos que se dieron en el país, así como los cambios particulares en Puebla rebasaron en a los organismos empresariales locales. Sus principales ideólogos fueron despareciendo de la palestra pública, y los que se quedaron tardaron en entender y adaptarse a la realidad que se vivía.

Aunado a ello, lo que debilitó aún más a las cámaras y asociaciones fue la nueva Ley de Cámaras promulgada en el gobierno de Ernesto Zedillo, que marcó nuevos lineamientos para la constitución de organismos empresariales y su forma de operar, pero sobre todo eliminó la obligatoriedad de afiliación, elemento éste último que daba fortaleza numérica y económica a los organismos patronales.

Los propios directivos de empresas lo reconocen en corto, contados lo han dicho de forma abierta: el empresariado poblano es poco participativo, no se compromete, no hay unión gremial, tampoco hacen mucho por apuntalar el desarrollo local y se la pasan en dimes y diretes.

Un claro reflejo es la forma de operar de los organismos empresariales, la mayoría no responde a las necesidades e intereses de sus miembros; muy pocos han evolucionado  de ahí que no hayan crecido en los últimos años.

Además, en el caso de Puebla desde hace 20 años podría decirse que tienen un actuar casi predecible: al inicio de cada gobierno estatal hay una excelente relación pero a mitad del sexenio algo sucede que terminan rompiendo lanzas. Así fue el caso con Mariano Piña Olaya, Manuel Bartlett y, una relación un tanto fría, no tanto de rompimiento como sus antecesores, con Melquíades Morales. Factores políticos o intereses económicos son los que marcaron el distanciamiento con los mandatarios.

Con la nueva Ley de Cámaras se dio pauta a que el ejercicio de las presidencias pudiera darse hasta por tres años. Por ello los estatutos de cámaras y asociaciones debían reformarse y actualizarse en todos los aspectos.

Sin embargo, pocos organismos se abocaron a dicha tarea, tan es así que el propio CCE de Puebla lo hizo apenas el año pasado junto con la cláusula para definir el proceso de elección del presidente, con un candidato único, y evitar problemas de interpretación o señalamientos de antidemocracia como ocurrió en 2005 con la elección del presidente actual Juan José Rodríguez Posada. Canacintra también revisó en noviembre pasado sus estatutos para ver si procedía o no la reelección para un tercer año de Charles Mtanous.

En los últimos cinco años los organismos privados han ido recorriendo fechas para realizar sus asambleas y optar por el ejercicio de tres años (elección y dos reelecciones).

En Puebla son pocas las cámaras o asociaciones que aún no logran empatar el calendario de elección con el del CCE. Algunas porque no han modificado su proceso y otras porque el presidente sólo duró un año o menos.

Así durante el primer trimestre tendrán lugar buena parte de las asambleas/elección de presidentes,  sólo por mencionar a algunas:

Enero:

28 Cámara de la Industria Textil y de la Asociación de Asociación de Empresarios Textiles

29 Consejo Coordinador Empresarial

30 Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción

30 Cámara de la Industria Restaurantera

1 de febrero Cámara de la industria de Transformación (reelección?)

Febrero Cámara del Pequeño Comercio (reelección?)

Marzo Cámara de Comercio (reelección)

Centro Empresarial- Coparmex (reelección)

Cámara de Desarrolladores de Vivienda (reelección)

En el caso de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) ya tiene nuevo presidente desde finales del año pasado.

No todos los organismos realizarán sus asambleas sin problemas ni preocupaciones. Por ejemplo, la Canacope debería tener un nuevo presidente este año. Sin embargo, Alvaro Ramírez Ramírez se niega a dejar el cargo porque argumenta que le toca ejercer su tercer año, y como buen dictadorcillo pretende interpretar en su propio beneficio los estatutos. Pese a que él fue elegido cuando todavía se manejaban dos años (elección y una reelección). Algunos de sus agremiados y otras cámaras no ven con buenos ojos su actuar.

Caso especial es el de la Cámara Textil Puebla y el de la Asociación de Empresarios Textiles Puebla y Tlaxcala, donde la corrupción y protagonismo de sus directivos, y luego la crisis propia del sector sumieron a ambos organismos en el ostracismo y la vergüenza.

Tan mal anda la Asociación de Empresarios Textiles de Puebla y Tlaxcala que en septiembre pasado renunció el presidente Francisco Rivera Gómez, cuando tenía apenas unos cuantos meses de haber tomado posesión. Ante la junta de consejo argumentó que no estaba dispuesto a seguir en el cargo por los faltantes financieros y documentación poco o nada clara  de que cómo había sido el manejo administrativo de la asociación.

Ese mismo día se instaló una comisión de expresidentes y como presidente interino se designó a Alfonso Ventura Moreno. En la asamblea del próximo 28 de enero el nuevo directivo podría salir de esa comisión, que durante cuatro meses ha trabajado para limpiar lo que dejó Alejandro Couttolenc Villar y compañía.

En Canaco no hay problema en la reelección para su segundo año de ejercicio de Antonio Garay. Esta cámara tenía casi el mismo ritmo de cambio de directivo con el del CCE, pero se alteró cuando Pablo Rodríguez Posada ya no quiso postularse por el tercer año, prefirió su negocio. Aunque también fue porque entraba su hermano Juan José al CCE, y luego Francisco Javier Sánchez Carpinteyro sólo estuvo al frente de los comerciantes por un año.

En Coparmex,  con Luis Mora va por su tercer año de ejercicio, y ni él ni el organismo en sí tienen problema con el resto del sector privado. Ya habrá oportunidad para que en el futuro se logre empatar la elección del dirigente con la del resto de los organismos empresariales, dicen.

Lo mismo ocurre en Canacintra, con Charles Mtanous a menos que se presente otro candidato.

Para algunos puede ser un referente menor cuándo se efectúen las asambleas/elección de dirigentes empresariales, pero para esta parte del sector privado es importante empatar los ejercicios ya que así estarían en la misma sintonía en programas de trabajo, negociaciones en su sector y ante el propio gobierno.

Será que realmente ahora sí buscan el cambio y su actualización? Ver para creer.

 

socole@prodigy.net.mx / balanceenlinea@hotmail.com

Escuche Balance Financiero todos los días de 9:00 a 10:00 en la estación de radio por Internet www.alportador.com, y consulte el portal www.balance-financiero.com

About The Author

Related posts